Clases de cocina personalizada

RAVIOLES MUY VERDES CON CREMA DE CHAMPIGNONES Y HONGOS DE PINO

Estos ravioles de espinaca con crema de champignones y hongos de pino resultaron exquisitos, un hallazgo en mi opinión. (No menciono los comensales pero espero alguno lea esta publicación y comparta su opinión…). Para 4 a 6 personas:

MASA

– 330 g de harina 0000 (refinada)
–     2 huevos grandes
–  50 a 60 g de espinacas blanqueadas y muy bien escurridas
–     3 cucharaditas de aceite de oliva
– 1/2 cucharadita de sal
–    1 pizca de pimienta blanca

RELLENO
– 750 g de hojas de espinaca (3 paquetes)
– 250 g de queso crema
–     1 huevo
–        pan rallado, c/n
–        sal y pimienta negra

SALSA
– 250 g de champignones frescos
–   75 g de hongos secos de pino fileteados
–     2 dientes de ajo picados
–     2 cucharadas de aceite de oliva
–     1 pote de crema
–     1 copa de vino blanco (cuanto mejor, mejor…)
–     1 cucharón del agua de la cocción de la pasta

MASA: La preparamos del modo habitual (ver “Masa para pasta al huevo, técnicas básicas“) sólo que en esta oportunidad procesamos previamente los huevos con las espinaca blanquedas y escurridas. Según el tamaño de los huevos y la humedad de las espinacas podemos tener que adicionar alguna/s cucharadita/s de aceite de oliva.

RELLENO
Lavamos, blanqueamos, escurrimos muy bien y troceamos las hojas de espinacas; procesamos luego con el queso crema y el huevo; agregamos un poco de pan rallado si encontramos necesario y salpimentamos. Dejamos enfriar antes de preparar los ravioles del modo habitual.

SALSA
Hidratamos previamente los hongos de pino en agua tibia y una vez hidratados escurrimos y picamos. En una sartén grande salteamos los ajos picados en el aceite de oliva y apenas comienzan a tomar color incorporamos ambos hongos. Luego de unos minutos agregamos el vino blanco y pasados 5′ la crema. Salpimentamos, procesamos 2/3 de los hongos (el resto volvemos a incorporar luego a la salsa sin procesar) y continuamos la cocción a fuego muy suave mientras ponemos la pasta a hervir en abundante agua con sal.

Retiramos la pasta al dente (no más de 2′ de cocción), escurrimos y  volcamos dentro de la sartén junto con el cucharón de agua; mezclamos y servimos de inmediato en platos (o fuente) previamente precalentados.

A esta pasta la considero muy digna de mi muy personal “Cuadro de Honor”, me resultó deliciosa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí