Clases de cocina personalizada

RAVIOLES DE CALABAZA Y PARMESANO CON MANTECA NEGRA Y ROMERO

Una pasta muy sabrosa y aromática, parte de un excepcional almuerzo de familia y amigos en lo de mi hermana Elisa; estuvo precedida por una excelente sopa tahilandesa con frutos de mar que preparó la dueña de casa y continuada por una increíble torta de chocolate y dulce de leche preparada por Fernando (un Maestro repostero), con más “muffins de frutilla” de mi propia autoría. Resultó una comida memorable, en gratísima compañía y con vinos que no desentonaron (mas bien entonaron…). La pasta, para 4 personas (preparé bastante más, éramos 7):

MASA

– 300 g de harina 0000 (refinada)
–     3 huevos
–        aceite, c/n

RELLENO
–  3/4 kg de calabaza
–     3 cucharadas de queso parmesano rallado
–     2 cucharadas de pan rallado
–        sal, pimienta, nuez moscada

SALSA
– 100 g de manteca
–     1 diente grande de ajo
–     1 puñado de hojas de romero fresco
–        sal y pimienta negra

Preparamos la masa del modo habitual, ver “Masa para pasta al huevo, técnicas básicas

Cortamos la calabaza en rodajas y cocinamos al vapor o en microondas hasta tiernizar. Pelamos, hacemos un puré, condimentamos y dejamos enfriar; agregamos el queso parmesano, el huevo y el pan rallado y rectificamos sazón.

Rellenamos la pasta con cuchara o manga;  cortamos con molde y/o cortapastas y reservamos sobre superficie enharinada y cubiertos (ver “Masa para….”).

En una sartén grande ponemos a calentar la manteca incorporando de inmediato el ajo picado y las hojas de romero fresco; cocinamos a fuego suave hasta que la manteca comience a tomar color amarronado.

Ponemos a hervir la pasta en abundante agua con sal; retiramos bien al dente reservando un cucharón del agua de la cocción el cual volcamos junto con la pasta en la sartén con la manteca negra y a fuego suave.

Completamos la cocción mezclando bien; emplatamos en platos precalentados, esparciendo por encima un poco de pimienta negra. Dejamos a opción de los comensales queso parmesano rallado.

Una pasta liviana a pesar de la manteca, y muy sabrosa, parte de un memorable almuerzo en lo de mi hermana Elisa. Espero continúen las invitaciones…

Una respuesta

  1. Buenisimo, lo preparamos este domingo al mediodia con mi novia… solo que el romero no era fresco… pero estuvo muy bueno!Gracias por la receta! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí