Clases de cocina personalizada

LEIKAJ NEGRO, PARA ROSH HASHANÁ Y EN HONOR A MAMÁ GOLDE

Mamá Golde ya no está fisicamente con nostros. Y está en tantas cosas, tantas memorias, enseñanzas, ejemplos, sonrisas, caricias. Tanta Verdad, Dignidad y Solidadridad que nos sirvieron de guía y ejemplo. Tantos sabores, aromas y texturas que hicieron alegrar nuestros paladares y pancitas…Y una de esas sabrosuras, con aromas a cocina calentita y mucho amor es este leikaj negro que nos preparaba desde que éramos chicos hasta cada vez que volvíamos a visitarla; y a sus sobrinos, sus nietos, sus amigos, nuestros amigos, hermanos, primos, etc etc. (Y estas lagrimitas que se me caen mientras escribo no son de pena, no, simplemente emoción y agradecimiento por la dicha de haberte tenido de madre).

Va aquí la receta, en su honor y para que muchos más se animen a prepararla y disfrutarla junto a sus queridos; está en tazas, tacitas, cucharas, cucharitas, exactamente como me fue enseñada…Para una savarín grande (30 cms):

–   2 tazas de harina leudante
–   5 huevos grandes
–   1 taza de azúcar
– 1/2 taza de aceite
– 1/2 taza de miel
– 1/2 tacita de té o café (le daría color más oscuro)
– 1/2 copita de licor seco o coñac
–    1 cucharadita de canela
–    1 pizca de sal
–    1 pizca de clavo de olor
– 1/2 cucharadita de polvo de hornear
– 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
– 1/2 taza de nueces partidas
–      algunas gotas de jugo fresco de limón

Encendemos el horno. En un bol grande batimos  los ingredientes líquidos salvo las claras; mezclamos los secos y los incorpormamos.

Batimos las claras con una pizca de sal y cuando están llegando a punto nieve agregamos unas gotas de limón y de a poco todo el azúcar, continuando el batido hasta formar un merengue.

Incorporamos las clara a la mezcla, primero un tercio mezclando y luego el resto realizando con una espátula movimientos suaves y envolventes. Colocamos en el savarín ligeramente aceitado; dejamos descansar unos minutos y, “muy importante” dice mamá, damos unos golpecitos en la base para hacer desaparecer grumos o burbujitas que pudiera haber.

Llevamos a horno moderado por unos 30′ (estará lista cuando veamos se despega del molde y haya tomado un atractivo color dorado oscuro). Retiramos y dejamos orear sobre rejilla.

Shaná tová!

2 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí