Clases de cocina personalizada

PIZZA A LA PIEDRA DE PORTOBELOS, MORRONES ASADOS Y FONTINA

Experimentando un nuevo horno y una masa diferente a la habitual (inspirada en una que publicara Donato hace unas semanas) preparé estas pizzas que fueron muy bien recibidas por los comensales aunque en tren de elegir todos prefierieron la “masa tradicional” de El Arte de Amasar… Su particularidad es que no lleva una gota de materia grasa y resulta muy liviana y crocante.

MASA (para 6 pizzas)
– 800 g de harina 0000 (refinada)
–   20 g de levadura fresca (Donato sugiere 35)
– 500 cc de agua
–     1 cucharada de sal
– 1/2 cucharadita de pimienta blanca

RELLENO (por pizza, aprox)
–   50 g de hongos portobelo fileteados
–  1/4 morrón asado y cortado en tiritas
–  1/2 diente de ajo picado
– 100 g de muzzarella
–   50 g de fontina
–         salsa de tomates frescos para pincelar. (La salsa que sugiero es simplemente tomate maduro procesado y condimentado con sal pimienta, orégano, pimentón y ají molido.

Hacemos una corona con la harina y la sal por fuera y en su centro disolvemos la levadura en el agua. Amasamos por unos minutos hasta lograr una masa suave, liviana y ligeramente pegajosa. Hacemos un bollo, colocamos en bol enharinado o engrasado, cubrimos con papel de nylon y llevamos a la heladera por 3 ò 4`hs.

Retiramos de la heladera, dividimos en 6 partes iguales, bollamos, enharinamos y llevamos a heladera por 1 ó 2 hs más (en la heladera el levado es muy lento).

Una hora antes de hornear retiramos de la heladera, desgasificamos, volvemos a bollar y mantenemos los bollos cubiertos y enharinados. Encendemos el horno, debe estar lo más caliente al momento de hornear las pizzas.

Pasada la hora (aprox), con la mano o la ayuda de un palote estiramos la masa bien delgada dejando los bordes un poco más gruesos, la pincelamos con la salsa de tomate y distribuimos por encima el ajo picado la muzzarella, los morrones, los champignones y el fontina. Con una pala colocamos la pizza dentro del horno sobre la piedra bien caliente.

(También podemos hornear las pizzas por unos 2´ sólo pinceladas con la salsa de tomates y luego completar el horneado con el resto de los ingredientes a la hora de la comida, o guardarlas en la heladera hasta el día siguiente, o freezarlas…)

Retiramos luego de 5´ a 10´, dependiendo del horno y lo crocante que nos guste. Pimentamos, rociamos con abundante aceite de oliva (no tiene nada de aceite la masa) y servimos de inmediato.

Es una pizza muy liviana, fácil comerse una por persona, o dos si la cena es larga…

2 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí