Clases de cocina personalizada

POLLO CON SALSA BECHAMEL SEGÚN EL OPI MORITZ

Con mamá Golde en casa de visita, aprovecho para rememorar y recrear sabores de mi infancia. En esta oportunidad y comentándole sobre las crépes de alcahuciles y camarones con bechamel de limón que hice vez pasada y que estaba seguro nada tenían que ver con nuestra tradición culinaria, mamá me recordó el pollo que hacía el Opi (abuelito) Moritz y que a mí tanto me gustaba, con una salsa con bastante similitud con la que había pensado hacer para las crépes y no me animé, la hice más sencilla. Anoche entonces, con mamá Golde dirigiendo, preparamos este pollo con salsa de limón “al estilo del opi Moritz” quien, por cuanto no mezclaba carnes con lácteos (comía kasher), hacía la referida salsa sin manteca. Salió delicioso, nos encantó a todos, nos recordó sabores y a mí, en particular, me recordó también lo bien que cocinaba el Opi, algo que nunca había asociado con mi propia vocación culinaria… Para 4 personas como único plato:

–   1 pollo grande cortado en cuartos

–   1 kg de papas hervidas con cáscara
–   1 cebolla grande sin pelar, cortada en 4
–   2 zanahorias troceadas
–   1 puerro
–   1 cucharada de harina
–   1 cucharada de fécula de maíz
–   2 cucharadas de aceite
–   2 yemas de huevo
–   1 tacita de jugo de limón
–   1 cucharadita de paprika
–      sal y pimienta

Quitamos la piel del pollo, lo desgrasamos y lo ponemos a hervir por 45´a fuego suave en agua suficiente para cubrirlo, no más, con la cebolla, las zanahorias,  el puerro y sal gruesa. Preparamos luego la salsa:

En una cacerola grande hacemos una especie de roux con la harina, la fécula y el aceite y luego, lentamente, vamos incorporando 3 tazas del caldo caliente, preferentemente colado, mezclando para que no se formen grumos; agregamos el jugo de limón y cocinamos por 5´; apagamos el fuego, incorporamos las yemas y el pimentón.

Deshuesamos y troceamos los cuartos de pollo, los echamos dentro de la salsa, tapamos y dejamos un rato que tomen sabor.

Volvemos a calentar y servimos acompañado de las papas hervidas y troceadas.

Un típico plato centroeuropeo adaptado a las costumbre y tradiciones familiares, que resultó un placer para mi paladar!

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí