Clases de cocina personalizada

RAVIOLES DE RICOTA, ESPINACAS Y PARMESANO, CON SALSA DE HONGOS DE PINO Y SALVIA

Una pasta rellena que difícilmente falle, razón por la cual quise acompañarla con una salsa un poco más jugada y que no tape su sabor sino lo realce, que sorprenda al paladar de los comensales.Y la fortuna acompañó, nos gustó mucho a todos los que la probamos, razón por la cual comparto la receta, del modo más aproximado posible, ya que la hice justamente “sin receta”… Para 6 personas:

MASA
– 300 g de harina 0000 (refinada)
–     3 huevos grandes
–     1 cucharadita al ras de sal
RELLENO
– 300 g de ricota fresca
– 150 g de parmesano recién rallado
–     1 paquete de espinacas frescas
–     1 huevo ligeramente batido
–        sal (muy poca), pimienta negra y nuez moscada
SALSA
–  30 g de hongos de pino
–   50 g de manteca
– 100 g de crema de leche
–   50 ml de vino blanco
– 250 ml de agua caliente
–   15 a 20 hojas de salvia fresca, troceadas
–       sal, pimienta negra y peperoncino (o, si no consiguen, ají molido)
–       ciboulette o perejil picado, para decorar
–       parmesano recién rallado, a gusto de los comensales
Ponemos a hidratar los hongos en el agua caliente por 2 a 3 hs (o un rato más corto en agua hirviendo).
En un bol mezclamos los ingredientes de la masa, volcamos sobre la superficie de trabajo y amasamos por unos minutos, Envolvemos en papel film y dejamos reposar en lo posible al menos por 1 hora.
Lavamos las espinaca,s quitamos los tallos y escurrimos. Cocinamos por 2′ al máximo en microondas en un bol cubierto. Retiramos, dejamos entibiar, presionamos para quitarle bastante líquido y picamos.
Retiramos los hongos del agua -la cual conservamos-, los escurrimos y picamos.
En una sartén grande cocinamos la manteca a fuego suave hasta que comience a tomar color, agregamos las hojas de salvia y luego de 2′ los hongos. Pasados otros 2′ desglasamos con el vino blanco y una vez evaporado el alcohol incorporamos el líquido de la hidratación de los hongos descartando las últimas cucharadas que seguramente tendrán polvillo. Cocinamos por 15′ mezclando cada tanto y añadimos la crema; proseguimos la cocción hasta que se haya reducido en aprox un 30%. Condimentamos.
En un bol mezclamos la ricota con el parmesano, el huevo y las espinacas y condimentamos.
Estiramos la pasta hasta el último punto de la máquina y dividimos en tiras de tamaño similar.

Enharinamos la parte inferior de una tira y la colocamos sobre el molde de pastas elegido; con una cucharita vamos colocando el relleno, pincelamos los bordes ligeramente con agua, colocamos por encima otra tira, presionamos primero suavemente con las manos para quitar el aire y luego pasamos por encima un palo de amasar o similar para sellarlos y separarlos. Volcamos sobre una mesa enharinada y completamos el corte con un cortapastas si hiciera falta. Repetimos con las otras tiras, y reservamos sobre superficie enharinada y cubiertos. Los restos de masa podemos también aprovechar.

Ponemos a calentar abundante agua y una vez rompió el hervor salamos y echamos dentro la pasta. Mientras, volvemos a calentar la salsa.
Retiramos bien al dente, no más de 2′, y volcamos dentro de la sartén con la salsa. Mezclamos y servimos en platos precalentados decorando con la ciboulette o el perejil. Dejamos a los comensales la posibilidad de añadir parmesano, aunque según el que suscribe así tal cual no les falta nada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí