Clases de cocina personalizada

RAVIOLES DE CALABAZA Y ALMENDRAS, CON SALSA DE NARANJA, JENGIBRE Y SALVIA

Recordando un interesante plato de pastas que preparamos hace 7 años en una Clase Intensiva de Pastas (el tiempo pasa…). La receta, con algunos retoques, para 4 personas:

PASTA
– 200g de harina 0000 (refinada)
–     2 huevos
–        semolina para espolvorear

RELLENO
– 250 g de puré de calabazas, preferentemente cocida en el horno, o bien escurrida si la hervimos.
–   50 g de almendras tostadas picadas grueso
–     1 cebolla de verdeo picada, parte blanca y verde tierna

–     1 cucharada de pan rallado
–     1 huevo ligeramente batido
–     1 cucharadas de hojas salvia fresca picadas
–        sal y pimienta negra

SALSA
– 200 cc de jugo de naranjas
–   50 g de manteca
–     5 g de jengibre en rodajas delgadas
–     1 cucharada de hojas de saliva fresca picadas
–       sal y pimienta

–       pimiento de ezpelleta para decorar (opcional)
–       parmesano recién rallado para espolvorear (opcional)

Volcamos la harina en un bol, hacemos un hueco en su centro, echamos dentro los huevos y los mezclamos mientras les vamos incorporando la harina. Con un cornete y luego con las manos formamos un bollo, lo volcamos sobre la superficie de trabajo y amasamos hasta obtener una masa sedosa y firme. Envolvemos y dejamos reposar al menos 30’.

Mezclamos los ingredientes del relleno, salpimentamos y revisamos sabor.

Llevamos a hervor la naranja con las rodajas de jengibre. Apagamos el fuego, cubrimos, dejamos infusionar por 15 minutos y adicionamos la manteca en trozos y las hojas de salvia picadas. Retiramos las rodajas de jengibre, salpimentamos y reservamos a fuego corona.

Estiramos la masa hasta el punto 6 de la máquina y la dividimos en 2 tiras algo más grandes que el molde raviolero.

Colocamos una tira sobre el molde espolvoreado con harina y con una cucharita vamos poniendo el relleno. Cubrimos con otra tira, presionamos suavemente para quitar el aire y hacemos rodar un palo por encima de modo de marcar y sellar.

Volcamos sobre una superficie enharinada y con un cortapastas completamos el cortado. Repetimos con las otras tiras recuperando los restos de masa la reutilizamos. Reservamos sobre superficie enharinada y cubiertos con un repasador.

Ponemos a calentar abundante agua con sal y en cuanto rompió a hervir volcamos dentro la pasta. Retiramos al dente, 2 ó 3 minutos, escurrimos y mezclamos con la salsa.

Emplatamos, espolvoreando con pimiento de ezpeleta. Podemos también decorar con la parte verde del verdeo, picada.


Un plato super rico, no se lo pierdan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí