Clases de cocina personalizada

RAVIOLES DE BATATA CON MANTECA A LA SALVIA Y LIMÓN

El agasajado de esta Clase para Parejas era un estudiante de gastronomía del IAG, quien me sugirió lo “sorprendiera” con una pasta diferente, objetivo que según manifestó fue muy bien cumplido con esta sabrosa pasta rellena de batata. La receta, para porciones:


MASA
– 220 g de harina 0000
–    2 huevos grandes
–       Semolina para espolvorear

RELLENO
– ½ g kg de puré de batatas
– 75 g de parmesano rallado
–   1 huevo

SALSA
– 3 cucharadas de manteca
– 1 cucharada de hojas de salvia picadas grueso
– ¼ cucharadita de canela
– 1 cucharada de jugo de limón
–    Sal, pimienta negra y nuez moscada
–    Parmesano para espolvorear, opcional


Pinchamos las batatas con un tenedor y las horneamos a 200* hasta que estén tiernas, unos 45’ (ó 10’ en microondas + 15’ en horno). Dejamos
entibiar, pelamos y hacemos puré. Mezclamos con el queso y el huevo, condimentamos y reservamos en frío.

Echamos la harina en un bol, hacemos un hueco en su centro y vertemos dentro los huevos. Con un cornete y luego con las manos integramos hasta hacer un bollo. Lo volcamos sobre la superficie de trabajo y amasamos hasta obtener una masa suave y firme. Envolvemos en papel film y dejamos reposar.

Tomamos la mitad de la masa y cubrimos el resto; la aplastamos con las manos o un palote y pasamos por el primer punto de la máquina; doblamos en 3, volvemos a pasar por la parte abierta y repetimos 3 veces. Pasamos luego una vez por cada punto hasta el punto 6 ó7, según la máquina. Dividimos en tiras algo más largas y anchas que el molde elegido.

Enharinamos la base de una tira, la colocamos sobre el molde y con una cucharita vamos colocando el relleno. Cubrimos con otra tira, presionamos suavemente y luego pasamos un rodillo de modo de marcar y cortar. Volcamos sobre la superficie de trabajo y con un cortapastas completamos el cortado. Recuperamos y volvemos a estirar la masa excedente.

Ponemos a hervir abundante agua y salamos cuando rompió el hervor.

Mientras, en una sartén mediana calentamos la manteca y cuando comienza a oscurecer agregamos la salvia y luego de 1’ el jugo de limón. Salpimentamos, revisamos sabor y reservamos.

Cocinamos los ravioles en el agua hirviendo y retiramos al dente, unos 2’. Retiramos, escurrimos, volcamos dentro de la sartén, agregamos 2 ó 3 cucharadas del líquido de la cocción y revolvemos.

Servimos en platos precalentados, espolvoreando opcionalmente con parmesano rallado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí