Clases de cocina personalizada

TARTA 100% INTEGRAL DE CALABAZA, CEBOLLA Y SEMILLAS DE MOSTAZA

Una sabrosa tarta experimental: sencilla, liviana, saludable y a la vez de con un muy buen contraste de sabores con más el 100% de harina integral empleado para la masa que no la desmerece para nada en calidad ni presentación. Fue preparada intencionalmente de una manera rápida y práctica (mientras picaba la cebolla ya tenía la calabaza cociéndose en el microondas…). Y aquellos que se tienten con prepararla no deben necesariamente ajustarse con exactitud a la propuesta, tiene muchas variantes con las que pueden jugar (sujeto a la disponibilidad de ingredientes…): reemplazar el queso crema por yogur. adicionar un poco de parmesano y/o muzzarella, reemplazar el pimiento verde por rojo, un poco de ciboulette, etc. Además, las aceitunas que adicioné pensando además del sabor  en el color y la presentación, pueden perfectamente omitirse. La receta para una tartera grande, 30 cms aprox:

MASA
– 200 g de harina integral extrafina
–   65 ml de agua
–   65 ml de aceite
–  1/2 cucharadita al ras de sal
–  1/4 cucharadita de pimienta blanca
RELLENO
–  1,5 kg de calabaza, pelada y sin semillas
–  1/2 kg de cebolla
–    1 pimiento verde chico
–  1/4 kg de queso crema
–    4 huevos grandes
–    2 cucharadas colmadas de semillas de sésamo
–   12 aceitunas verdes cortadas en rodajas (pueden omitirlas)
–       sal, pimienta negra recién molida, ají molido y tabasco (le viene muy bien un poco de picante a esta tarta)
–       aceite, preferentemente de oliva, cantidad necesaria.
En un bol mezclamos los ingredientes de la masa, volcamos sobre la superficie de trabajo y amasamos por unos minutos hasta obtener una masa suave y sedosa. Envolvemos en papel film y dejamos reposar.
Cubeteamos la calabaza y la cocinamos en microondas en recipiente tapado por 15′. Retiramos y dejamos escurrir sobre un colador.
Mientras, picamos la cebolla y el pimiento y los salteamos con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal a fuego suave hasta que se vuelvan tiernos, unos 10′.
Entretanto también, en una sartén pequeña calentamos un poco de aceite y freímos las semillas de mostaza hasta que comiencen a saltar; retiramos y escurrimos el aceite.
Agregamos a la cebolla el ají molido y luego incorporamos los cubos de calabaza; mezclamos y cocinamos por otros 5′.
Con un prensapapas presionamos un poco de modo de hacer un puré rústico y condimentamos con sal pimienta y tabasco. Retiramos del fuego y agregamos la mitad de las semillas de mostaza, el queso crema y luego los huevos reservando un poco para pintar el interior de la tarta; mezclamos bien y revisamos sabor.
Con la ayuda de un palote estiramos la masa de forma redondeada y con un diámetro algunos centímetros mayor que el de la tartera a la cual forramos (si es teflonada no hará falta engrasarla). Pincelamos el interior con el huevo reservado, echamos dentro el relleno y distribuimos por encima las semillas de mostaza reservadas y las rodajas de aceitunas.

Horneamos a 180* (3/4 temperatura de un horno hogareño) por unos 50′, hasta que la masa se vea bien cocida.

Retiramos y esperamos unos minutos antes de desmoldar y servir.

Espero se animen a probar prepararla, así tal cual o con las modificaciones que se les ocurra o les obliguen las circunstancias, sin desde ya omitir la calabaza ni las semillas de mostaza…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí