Clases de cocina personalizada

PIZZA DE ESPINACAS, AJOS ROSTIZADOS, ALBAHACA, RICOTA Y MUZZARELLA

Esta pizza es una sabrosa manera de aprovechar las lindísimas espinacas frescas que están llegando a Buenos Aires y que a su vez combinan de maravillas con los ajos rostizados y los quesos sobre la masa crocante….La receta:

MASA, para 4 pizzas medianas
– 500 g de harina 0000 (refinada)
– 300 ml de agua
– 10 a 20 g de levadura fresca
– 4 cucharadas de aceite de oliva
– 1 cucharadita de sal

COBERTURA, por pizza

– 1 paquete de espinacas frescas

– 1 cabeza de ajo

– 100 g de ricota fresca

– 100 g de muzzarella rallada o en trozos pequeños
– 2 cucharadas de albahaca fresca
– 1 cucharadita de orégano fresco
–    aceite de oliva c/n
–    sal y pimienta negra recién molida
–   salsa de tomates frescos: tomates maduros procesados y condimentados discretamente con sal pimienta, orégano, ají molido y un poco de aceite de oliva.
Hacemos una corona con la harina y la sal por fuera y en su centro volcamos el agua y disolvemos la levadura; incorporamos con cuidado la harina y cuando comienza a formarse la masa agregamos el aceite. Amasamos hasta obtener una masa suave, sedosa y bastante húmeda, casi pegajosa; bollamos, colocamos en un bol grande pincelado con aceite cubrimos y esperamos hasta a que duplique su volumen, entre 1 y 2 hs según la cantidad de levadura empleada (es conveniente reducir la cantidad de levadura y dejar levar más lentamente la masa, incluso en la heladera, los resultados bien valen el tiempo de espera).

Pasado el tiempo de levado volcamos la masa sobre la superficie de trabajo, desgasificamos, dividimos en 4 partes iguales, bollamos y dejamos reposar en superficie enharinada y cubiertos unos 30´. Encendemos el horno.

Reposada la masa, con un palote estiramos los bollos dándole forma redondeada con los bordes ligeramente más gruesos, pincelamos con la salsa de tomates y con una pala vamos depositando las pizzas de inmediato sobre la piedra del horno muy caliente y a máxima temperatura. Retiramos apenas comienzan a tomar color; la idea es marcarlas apenas de modo de facilitarnos el trabajo al recibir a los comensales.
Al menos una hora antes de la comida pincelamos los dientes de ajo sin pelar con aceite de oliva, espolvoreamos con un poco de sal, distribuimos sobre un papel de aluminio, cerramos bien y horneamos a 180* por unos 25´hasta que estén tiernos, dorados y fragantes. Retiramos del horno, dejamos enfriar y pelamos.
Lavamos las espinacas, descartamos los tallos, escurrimos bien y troceamos groseramente con la mano.
Hacemos un puré con los ajos y en un bol mezclamos bien  con la ricota, 2 cucharadas de aceite de oliva, la albahaca, el orégano, sal y pimienta.
Cubrimos la pizza con la mezcla anterior, distribuimos por encima las hojas de espinaca y luego la muzzarella.
Horneamos sobre la piedra, en horno bien caliente y a temperatura máxima hasta que el queso comience a gratinar.
Retiramos, rociamos con aceite de oliva, pimentamos y servimos de inmediato.

2 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí