Clases de cocina personalizada

TORTA PASCUALINA, SIEMPRE VIGENTE

A veces me piden en las Clases de Cocina para Extranjeros alguna tarta tradicional, tal como esta siempre vigente Torta Pascualina. La preparamos en la clase de esta semana con Monique, con algunos toques personales y además del excelente  “Guisado de Ternera con Ron, Vino Tinto y Champiñones”. Dada la época del año empleamos espinacas congeladas y, por otro lado, ricota en lugar de salsa blanca y huevos crudos en lugar de duros. La receta, por si les interesa esta versión:

MASA (sobrará un poco)
– 400 g de harina 0000 (refinada)
– 120 ml de agua
– 120 ml de aceite vegetal
–     1 cucharadita de sal

RELLENO
– 500 g de espinacas congeladas
– 300 g de ricota fresca
–     4 huevos enteros
–     2 huevos ligeramente batidos
–     1 cebolla grande picada
–     1 morrón mediano picado
–     2 cucharadas de aceite de oliva
–        sal, pimienta negra recién molida, nuez moscada y, opcionalmente, ají molido.
–       azúcar para florear la tarta, opcional

En un bol mezclamos los ingredientes de la
masa, hasta integrar, volcamos sobre la superficie de trabajo y amasamos hasta obtener una masa suave y sedosa. Envolvemos en papel film y dejamos reposar.

Descongelamos las espinacas según las indicaciones del envase, escurrimos bien y picamos groseramente.

En una sartén con el aceite de oliva y una pizca de sal salteamos el morrón y la cebolla picados; cuando esta comienza a colorear incorporamos las espinacas y continuamos la cocción por 1´más, revolviendo. Retiramos y dejamos entibiar.

Mezclamos la ricota con 1 y 1/2 huevo (reservamos el resto para pintar la tarta)  y las espinacas y condimentamos.

Dividimos la masa en dos partes, una ligeramente mayor que la otra. Estiramos la más grande de forma redondeada y con unos 5 cms más de diámetr que la tartera. Estiramos la otra de un diámetro algo menor.

Engrasamos la tartera (salvo que sea de teflon), colocamos dentro la tapa más grande presionando ligeramente en los bordes de modo de quitar el aire, distribuimos dentro el relleno de forma pareja y hacemos 4 huecos en forma de cruz en donde volcamos los huevos crudos enteros.

Colocamos por encima la otra tapa y efectuamos alguna marca sobre cada huevo de modo de la poder cortarlas luego en el medio de cada uno.

Cortamos los excedentes de masa, sellamos efectuando algún repulgue de nuestro gusto, pintamos con huevo, floreamos opcionalmente con azúcar (es una tradición) y horneamos a 180* por unos 45´ hasta que la masa se vea dorada.

Retiramos y esperamos un rato antes de servir. Si los comensales lo permiten….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí