Clases de cocina personalizada

TARTA DE POLLO Y CHOCLOS DIFERENTE…

Para una clase a domicilio con Valeria y Pablo (Pablo hizo en realidad de degustador, y de unas cuantas  porciones…) debimos adaptarnos a sus gustos bastante como decirlo, particulares:  que a ella no le gustan los hongos ni los morrones, a él los lácteos, a ninguno de ambos el ajo, etc. etc.,  y a la disponibilidad de utensilios en un precioso departamento recién estrenado. Así es que una de las tartas fue esta de pollo y choclo forzosamente “sencilla” (aunque con algunos “toques”) y que aún con sus restricciones resultó riquísima, preparada en una “pyrex” ovalada ya que era de lo que disponíamos. La receta, pensada para una tartera de 25-28 cms de diámetro:


MASA
– 200 g de harina leudante + 150 común
– 120 ml de agua + 100ml aceite
 – 1/4 cucharadita de sal + 1 pizca pimienta blanca

RELLENO

– 400 g de supremas de pollo cubeteadas
–     1 lata de choclo en granos
–     1 cebolla picada
–     2 cebollas de verdeo picadas, por un lado parte blanca y verde tierna y por otro verde intermedia
–     2 cucharadas de maicena (o harina)
– 300 cc de caldo de ave
–    2 cucharadas de aceite
– 100 g de queso crema
–    1 cucharada de hierbas provenzal
–     sal, pimienta negra recién molida y nuez moscada
–    2 huevo ligeramente batidos, por separado

En un bol mezclamos las harinas con la sal y la pimienta; añadimos el agua y el aceite, mezclamos y amasamos por unos minutos. Cubrimos y dejamos reposar.

En una sartén grande teflonada con una cucharada de aceite salteamos los cubitos de pollo a fuego medio hasta blanquearlos.

Retiramos con una espumadera y allí mismo salteamos la cebolla y parte blanca de la de verdeo; una vez tiernizadas adicionamos los granos de choclo y cocinamos por unos minutos más. Mezclamos en un bol con el pollo, la parte verde picada del verdeo y las hierbas provenzal.

Disolvemos la fécula en una tacita con agua fría e incorporamos al caldo caliente, incorporamos el queso crema y cocinamos a fuego suave y mezclando constantemente hasta obtener una salsa densa y homogénea; condimentamos con sal, pimienta y abundante nuez moscada. Dejamos entibiar y mezclamos con pollo y choclo más un huevo ligeramente batido.

Dividimos la masa en 2/3 y 1/3. Tomamos los 2/3 y con la ayuda de un palote estiramos dándole forma redonda (o de la tartera que tengan) de un diámetro algo mayor que la tartera más sus lados; la forramos presionando suavemente en los bordes y volcamos dentro el relleno.

Estiramos la masa remanente en forma circular y cubrimos sellando y repulgando a nuestro gusto; pincelamos con huevo batido y pinchamos con un tenedor.

Horneamos a 180* por unos 45´ hasta que la masa se vea bien dorada. Dejamos entibiar antes de servir.

Nos gustó a los 3 y eso que Pablo detesta el queso crema en las tartas…(si lees hasta aquí Pablo deberás aceptar que no es tan detestable…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí