Clases de cocina personalizada

TARTA DE ESPINACAS, CEBOLLA COLORADA, QUESO AZUL Y TOMATES CHERRY, QUÉ RICA.

El miércoles 02 tuvimos que cancelar una Clase de Cocina + Cena para Parejas  con Raúl y Silvia y como lo pasamos para este último sin tener presente el partido Argentina-Holanda convinimos ajustar el horario al tiempo de finalización del mismo. No era lo que más quería este día 9 de julio dar una clase luego del partido, pero acepté, nobleza obliga…Y no sólo que acepté sino que acomodé mi día en función de esa clase al punto de cancelar mi habitual encuentro con amig@s milonguer@s cada partido de Argentina en la casa de mi hermana Elisa, no vaya a ser que por los festejos -me jugaba que ganaba Argentina, obvio- llegara de regreso con la pareja esperando en la puerta; así es que me quedé solo en casa a ver el partido. Y que aconteció…? Aconteció que a las 6.00 de la tarde recibo un mensaje de Raúl que Silvia estaba volando de fiebre, que debían cancelar….Supongo que es cierto, debe serlo, pero aún así mis pensamientos y sentimientos se amontonaban en el interior generando una enorme energía un poco, como decirlo, eruptiva…
Y decidí entonces transformar toda esa energía que bullía adentro mío en una acción positiva: me puse a cocinar con parte los ingredientes que tenía prestos para la clase, qué buena idea, logré una muy rica comida y mejoré notablemente mi humor!! El amigo Gaby llamó mientras cocinaba, lo invité a compartir conmigo la tarta y, modestamente, me dijo que estaba rebuena… La receta entonces, para una tartera de 25 cms de diámetro:

MASA

– 150 g de harina 0000 (refinada)
–   50 g de harina leudante
–   60 ml de aceite
–   60 ml de agua
–  1/2 cucharadita de sal
–  1/4 cucharadita de pimienta blanca
 COBERTURA
–     3 paquetes de espinacas, lavadas, escurridas y sin tallos
– 100 g de queso azul desgranado
–     1 cebolla colorada en media juliana
–     1 puñado de tomates cherry cortados al medio
–     2 cucharadas de aceite de oliva
–     4 huevos
–        sal y pimienta negra recién molida
–        nuez moscada.
Mezclamos los ingredientes de la masa, amasamos hasta integrar, envolvemos en papel film y reservamos a temperatura ambiente.
Cocinamos las hojas de espinaca 2´ en microondas en bol tapado, en dos tandas. Retiramos, dejamos entibiar y escurrimos quitando todo el líquido posible.
Salteamos la cebolla en una sartén con el aceite y una pizca de sal y cuando comienzan a colorear incorporamos las espinacas y, revolviendo salteamos por 1´más. Condimentamos, dejamos entibiar y mezclamos con el huevo.
Con la ayuda de un palote estiramos la masa de forma redonda y de unos 30 cms de diámetro. Forramos la tartera previamente aceitada, volcamos dentro la mezcla y distribuimos por encima los trozos de queso azul y las mitades de tomate cherry boca arriba. Volcamos rústicamente la masa excedente sobre el relleno.
Horneamos a 180* por unos 45´ hasta que la masa se vea cocida y el queso haya comenzado a gratinar. Retiramos y esperamos a que entibie antes de servir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí