Clases de cocina personalizada

ENGLISH MUFFINS

Una alumna me consultó si podíamos preparar en una clase “English Muffins”, que había probado en un viaje a Londres y aún recordaba como exquisitos. Son unos panecillos relativamente sencillos que se cocinan a la plancha y, coincido con la alumna, riquísimos. Se los comen habitualmente tostados con manteca y, también, tanto con mermeladas como patés. La receta está basada en una del libro The Great British Book of Baking” y seguida al pie de la letra los resultados son garantidos. Para 10 unidades:


– 500 g de harina 000 (común o de panadería)
–   10 g de harina de malta
–   10 g de levadura seca (un sobre)
– 175 ml de agua tibia
– 150 ml de leche tibia
–     1 cucharadita colmada de sal
–        harina de maiz (polenta) para espolvorear

Mezclamos las harinas con la levadura y la sal, hacemos un agujero en el centro y volcamos dentro los líquidos; integramos y amasamos por unos 10` hasta obtener una masa blanda, elástica y no pegajosa.

Hacemos un bollo, lo colocamos en un bol enharinado o pincelado con aceite, cubrimos y dejamos levar hasta que duplique su volumen, unos 60´.

Retiramos del bol, volcamos sobre la superficie de trabajo floreada con harina, desgasificamos y repetimos el proceso de levado, esta vez por 30´.

Volvemos a desgasificar, hacemos un chorizo con la masa, la dividimos en 10 partes iguales y dejamos reposar unos minutos.

Les damos luego forma de bollos,  los colocamos en la asadera espolvoreada con harina de maíz guardando siempre espacio entre cada uno; aplastamos un poco con la mano, espolvoreamos también por encima con harina de maíz, cubrimos y dejamos  levar ahora por 30´.

Calentamos moderadamente una plancha o sartén pesada y colocamos sobre esta los muffins que entren con cierta holgura y con la cara que descansaba sobre la asadera para arriba.

Cocinamos a fuego suave unos 12´ de cada lado hasta que adquieran un color dorado oscuro.

En la medida que los vamos retirando los vamos colocando sobre un repasador seco, cubrimos  con otro y dejamos entibiar. Una vez fríos pueden freezarse perfectamente.

Tostados y tibios con un poco de manteca, mmmmm, un peligro, difícil parar de comerlos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí