Clases de cocina personalizada

RAVIOLES DE RÚCULA Y RICOTA CON SALSA DE TOMATES CRUDOS

Un plato de pastas sabroso y veraniego, ideal para un mediodía de domingo en familia, una cena de amigos o, incluso, se me ocurre, como plato principal para una cena con tu querid@ y un muy buen rosado frío, mmmm… Para 4 personas, abundante:

MASA
– 300 g de harina 0000 (refinada)
–     3 huevos
–     3 cucharaditas de aceite de oliva
–  1/4 cucharadita de sal
–     1 pizca de pimienta blanca

RELLENO
– 200 g de ricota fresca
– 150 g de parmesano rallado
– 500 g de hojas de rúcula
–     1  huevo
–     1 cucharada de aceite de oliva
–        sal y pimienta negra recién molida

SALSA (o la de tomates frescos que prefieran)
–    1 kg de tomates frescos maduros en cubos pequeños
–    2 dientes de ajo picados
–    1 puñado de hojas de albahaca fresca picada
– 1/2 tacita de aceite de oliva
–       sal y pimienta negra recién molida
–       queso parmesano recién rallado

Preparamos la masa del modo habitual, ver “Masa para pasta al huevo, técnicas básicas“.

En una sartén caliente con el aceite de oliva salteamos las hojas de rúcula hasta que comiencen a marchitarse. Retiramos, dejamos escurrir y entibiar sobre un colador y luego picamos.

En un bol mezclamos la ricota con el parmesano, el huevo y la rúcula y salpimentamos.

Estiramos la masa hasta el penúltimo punto de la máquina y la dividimos en 2 ó 4 tiras de tamaño similar. Colocamos una tira sobre un molde para ravioles (grandes) enharinada y con una cucharita vamos poniendo el relleno; rociamos luego apenas con agua o pincelamos sus bordes, cubrimos con otra tira, presionamos suavemente para quitar el aire y hacemos rodar un palo por encima de modo de marcar y sellar.  Volcamos sobre una superficie enharinada y si hace falta con un cortapastas completamos el cortado; enharinamos también por encima y cubrimos. Repetimos con la/s otra/s tira/s.

Para la salsa, mezclamos el tomate, la albahaca, el ajo picados con el aceite de oliva, condimentamos y procesamos ligeramente (un toque, también pueden omitirlo).

Ponemos a calentar abundante agua con sal y en cuanto rompió a hervir volcamos dentro la pasta, cocinamos por 2´ a 3´ hasta que estén al dente; retiramos, escurrimos y, o bien volcamos nuevamente en la cacerola y mezclamos con la salsa o emplatamos en platos precalentados y regamos con la salsa tibia. Floreamos opcionalmente con parmesano rallado.

Una pasta liviana, sencilla de preparar y…exquisita!

2 respuestas

  1. Me parecen geniales todas las recetas que publicáis. Yo las recibo desde España. !Què pena no poder presenciar los cursillos que dàis de cocina italiana! Gracias por todas las recetas que publicáis. Francisco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí