Clases de cocina personalizada

RAVIOLES DE RICOTA Y NUECES TOSTADAS, CON MANTECA NEGRA A LA SALVIA Y PERFUME DE LIMÓN

Un interesante variante de los típicos ravioles de ricota y nueces que preparamos el viernes pasado en una clase con Patricia y Claudia; el sabor más intenso de las nueces tostadas y la ralladura de limón hacen la diferencia en el relleno, que combina de maravillas con la manteca negra a la salvia perfumada con limón. Para 4 personas:

MASA
– 200 g de harina
–     2 huevos
–     2 cucharaditas de aceite de oliva
–  1/2 cucharadita de sal
–     1 pizca pimienta blanca

RELLENO
– 250 g de ricota fresca
–  75 g de nueces ligeramente tostadas y procesadas no muy fino
–     1 yema de huevo
–     1 cucharadita de hojas de salvia picada
–     1 cucharada de crema de leche
–        ralladura de 1 limón
–        sal, pimienta negra y nuez moscada

SALSA
– 100 g de manteca
–    8 hojas de salvia fresca
–    1 limón, jugo y ralladura
–       sal y pimienta negra

Mezclamos los ingredientes del relleno, condimentamos, cubrimos y refrigeramos al menos por 30´.

Preparamos la masa del modo habitual (ver “Masa para Pasta al Huevo, Técnicas Básicas”).

Estiramos la masa hasta el penúltimo punto de la máquina y la dividimos en 2 ó en 4 tiras de tamaño similar.
Colocamos una tira sobre un molde para pastas enharinado y con una cucharita vamos poniendo el relleno; pincelamos los bordes con la yema del huevo, cubrimos con otra tira, presionamos suavemente para quitar el aire y hacemos rodar un palo por encima de modo de marcar y sellar.
Reservamos sobre superficie enharinada y cubiertos por un repasador.
Ponemos a hervir abundante agua y, mientras, en una sartén grande a fuego medio derretimos la manteca, agregamos las hojas de salvia y esperamos a que la manteca comience a oscurecerse; salpimentamos y mantenemos a fuego corona.
Una vez rompió a hervir el agua, salamos y echamos dentro la pasta. Retiramos al dente, la volcamos dentro de la sartén a fuego fuerte y salteamos por un minuto; apagamos el fuego , añadimos el jugo de limón y volvemos a mezclar.
Servimos de inmediato en platos precalentados floreando con la ralladura de limón.

A Claudia y a Patricia les encantó esta pasta. Claudia incluso, alo exagerada…,  dijo que estaba para el Martín Fierro, ejem…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí