Clases de cocina personalizada

BAGUETTES CASERAS CON MASA MADRE, MUY CROCANTES, MUY SABROSAS!

Los panes caseros no tienen que ser perfectos para resultar apetecibles e incluso aplaudidos por familiares y amigos. Imaginen entonces si logramos preparar panes muy buenos, con una costra gruesa y crocante y un sabor tan definido que en nada se parecen a los tan estandarizados que conseguimos habitualmente en las panaderías. Es que la masa madre le imprime un sabor y calidad especiales, y si a ello le sumamos un horneado apropiado resultan tan ricos que si probamos una baguette calentita es más difícil dejar de comerla que comérnosla entera, que es lo que casi inevitablemente me sucede…Para 5 baguettes de 300 g c/u:

– 300 g de masa madre
– 700 g de harina 000 (común)
– 450 cc de agua
–   10 g de levadura seca
–     1 cucharada de miel
–   20 g de sal

Retiramos la masa madre de la heladera y en un bol la desmenuzamos en el agua con la mitad de la harina; mezclamos con cuchara de madera y esperamos un par de horas hasta que tome temperatura y comience a levar.

Pasadas las 2 ó 3 hs, no es preciso que sea un tiempo muy exacto, agregamos la levadura desgranada, la miel y luego la sal; mezclamos hasta integrar, volcamos sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada y amasamos durante unos 15´ hasta obtener una masa liviana, suave y elástica, casi pegajosa.

Hacemos un bollo y lo dejamos levar en un bol cubierto y pincelado con aceite hasta que duplique su volumen, de 2 a 4 hs, dependiendo de la temperatura ambiente y la fuerza de la masa.

Una vez leudada la masa la sobre la superficie de trabajo, desgasificamos, hacemos un chorizo y dividimos en 5 partes iguales que bollamos, cubrimos y dejamos reposar 15` a 30´. Encendemos el horno.

Para dar forma a las baguettes hacemos lo siguiente:
– Sobre superficie enharinada presionamos cada bollo con la mano conformando un rectángulo;
– volcamos uno de los lados más largos del rectángulo hacia su centro y sellamos con el canto de la mano;
– repetimos con el otro lado y volvemos a sellar;
– volvemos a estirar presionando con las palmas de la mano y repetimos la operación.
– volcamos un lado de la masa sobre el otro y sellamos firmemente con los dedos todo el perímetro;
– hacemos con la masa un vaivén suave estirándola hasta el diámetro de la asadera o, mejor aún baguettera y sellamos bien los extremos;
– ubicamos las piezas con la costura para abajo sobre la asadera previamente enharinada;
– cubrimos y dejamos levar unos 45´ en ambiente cálido y sin corriente de aire.
– efectuamos algunos cortes con un cutter o cuchillo filoso y rociamos con agua.

Horneamos en horno prehumidificado a 220* por unos 35´ hasta que los panes se vean bien crocantes y la base suene hueca.
Para asegurarnos la crocantez podemos entreabrir la puerta del horno durante los últimos minutos de horneado. Sugiero probarlo si ven que los panes se le humedecen al poco rato.
Retiramos y dejamos entibiar sobre rejilla, resistiendo por lo menos 15´ la tentación…
Riquísimos!!!

3 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí