Clases de cocina personalizada

PIZZA AL MOLDE CASERA

Hasta ahora publiqué siempre recetas de pizzas a la piedra o a la parrilla, delgadas, crocantes y muy ricas. Pero hay gente a quien le gusta la pizza más tradicional-de-Buenos-Aires, alta y esponjosa, como a mis amigos Enrique y Jonatan por ejemplo; O no tiene una buena piedra en su horno. Pues bien, y sin entrar en comparaciones odiosas, las pizzas al molde hechas en casa pueden salir requete buenas siguiendo una técnica relativamente sencilla. Para 2 pizzas en moldes de 30 a 35 cms de diámetro:

MASA
– 500 g de harina 000 (común o de panadería)
– 650 cc aprox de agua
–   15 g de levadura fresca
–     1 cucharadita colmada de sal
–     1 cucharadita colmada de azúcar
–  1/2 cucharadita de pimienta blanca (opcional)

En relación a la cobertura sugiero revisar algunas pizzas en la sección “Pizzas y Empanadas” ; en cuanto a la cantidad de muzzarella, deberíamos calcular unos 200g.

(Como habrán observado la masa no lleva nada de aceite, prefiero adicionarle al momento de servir un buen aceite de oliva extra virgen y permitir a las levaduras que se desarrollen perfectamente bien sin la interferencia de materias grasas.)

Hacemos una corona con la harina, el azúcar y la sal por fuera y en su centro disolvemos la levadura en el agua. Con una cuchara de madera vamos incorporando con cuidado la harina a el agua, mezclamos y amasamos por unos 15´; la masa debe quedar suave, sedosa y elástica,  cuidando no adicionar sino la cantidad mínima indispensable de harina durante el amasado. Bollamos y dejamos levar en bol pincelado con aceite y cubierto de al menos el doble del volumen de la masa.

Luego de unos 60´ cuando vemos la masa duplicó aprox su volumen, volcamos sobre una superficie floreada con harina, desgasificamos, dividimos en 2, bollamos y dejamos reposar por 15´ a 30´. Encendemos el horno.

Aceitamos las pizzeras, volcamos un bollo en cada una y con las manos vamos estirando la masa hasta cubrirla totalmente y dejando los bordes un poco más gruesos.

Pincelamos apenas con la salsa de tomatea, cubrimos y dejamos levar 30´ en ambiente cálido y sin corriente de aire.

Horneamos en horno muy caliente y a temperatura máxima por 5´ a  10´ dependiendo del horno hasta que veamos la masa medianamente cocida.

Retiramos, cubrimos con los ingredientes elegidos y volvemos a hornear hasta que el queso haya gratinado.

Aún cuando reconozco prefiero las pizzas a la piedra debo reconocer también que las de molde están también rebuenas! (morochas, rubias…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí