Clases de cocina personalizada

MALFATI DE ESPINACAS Y RICOTA CON SUAVE FILETO DE TOMATE Y ALBAHACA

En la clase de anoche con Belén, Cris y Lucila, a pedido de las chicas el tema fue ñoquis y budines. Vimos el “Budín de Brócolis y Calabaza…“, “Ñoquis de Ricota a la Manteca Negra y Salvia” y estos Malfati que según las chicas salieron buenísimos (los hicieron ellas…). Para 4 porciones:

– 500 g de ricota fresca bien escurrida
–     3 paquetes de espinacas frescas
–     1 huevo
– 100 g de harina
– 100 g de maizena
–     2 dientes de ajo
–        aceite de oliva c/n
–       sal, pimienta negra y nuez moscada.
–     6 tomates maduros
–     1 puñado de hojas de albahaca picadas
–        parmesano o similar recién rallado

Quitamos los tallos de las espinacas, lavamos y escurrimos.

En una sartén grande aromatizamos el aceite de oliva con los ajos enteros y cuando está caliente le incorporamos las espinacas de a tandas y las retiramos apenas se hayan “relajado” (espinacas rotas según la traducción del francés). Las colocamos sobre un colador y dejamos escurrir. Una vez tibias presionamos con la mano para quitarle la mayor cantidad posible de líquido y picamos. Reservamos los ajos.

Mezclamos la ricota con el huevo, añadimos las espinacas y luego de a poco el harina con la maizena previamente tamizadas, sal, pimienta negra y nuez moscada. Dejamos reposar unos minutos.

Rallamos los tomates con un rallador grueso (verán que mágicamente queda sin la piel…) y picamos los ajos enteros con los que saborizamos las espinacas.  En una sartén calentemos un poco de aceite de oliva y los ajos picados e incorporamos luego los tomates rallados; cocinamos a fuego muy suave mientras continuamos preparando los malfati de modo que se vaya concentrando el sabor. Cuando los malfati están listos le agregamos las hojas de albahaca picadas y salpimentamos.

La preparación de los malfati es muy sencilla: hacemos bolitas con la mezcla, las pasamos por harina y colocamos sobre una superficie de trabajo también enharinada procurando las bolitas sean parejas, es todo.

Ponemos a hervir abundante agua con sal y cuando rompe a hervir incorporamos los malfati y los vamos retirando apenas suben a la superficie.

Emplatamos volcando salsa por encima o los mezclamos en una fuente con la salsa; floreamos con queso rallado.

Una pasta sencilla, rápida de preparar, liviana y riquísima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí