Clases de cocina personalizada

TARTA DE ESPINACAS, CHAMPIGNONES Y GRAVLAX DE SALMÓN ROSADO

La idea de esta receta está tomada de una excepcional tarta que hicimos en la última clase de cocina francesa con Beatriz Chomnalez en la cual en mi opinión no había nada que se pudiera mejorar en cuanto a sabor, textura y apariencia. Lo que sí intento en esta propuesta es reducir sustancialmente la cantidad de materia grasa que emplea y sacrificando lo menos posible sus demás cualidades; el resultado me deja muy satisfecho: resultó una tarta liviana y muy sabrosa, sin entrar en odiosas comparaciones…Para una tartera de 25 cms de diámetro:

MASA

– 200 g de harina 000
–     1 cucharadita de polvo de hornear
–   40 cc de aceite o manteca derretida
– 100 cc de agua
–  1/2 cucharadita de sal
–     1 pizca de pimienta blanca

COBERTURA
–     1 paquete de espinacas frescas (unos 200 g de hojas)
– 200 g de champignones frescos fileteados
– 200 g de salmón rosado fresco
–     1 tomate mediano pelado y despepitado
–     1 cucharada de azúcar
–  1/2 cucharada de sal
–     1 cucharadita de pimienta blanca
–     1 cucharadita de semillas de hinojo
–     3 cucharadas de manteca
–     1 cucharadita de semillas de hinojo
–     1 cucharada de eneldo
–     1 pote de yogurt natural
–     2 huevos
–     1 cucharadita de pimiento de Ezpeleta

Para preparar el gravlax ponemos el salmón en un bol sobre su piel y lo cubrimos con la mezcla de azúcar, sal, pimienta blanca y semillas de hinojo. Dejamos marinar en heladera por 3 a 4 hs.

En un bol mezclamos los ingredientes de la masa, amasamos hasta integrar y reservamos en bolsa de nylon.

Encendemos el horno. Separamos las hojas de espinacas de los tallos, lavamos, escurrimos bien y salteamos por 1´ en una sartén con una cucharada de manteca; retiramos y dejamos escurrir sobre colador presionando un poco con la mano para quitar más líquido.

Salteamos los champiñones en una sartén con una cucharada de manteca, retiramos y dejamos escurrir sobre un colador.

Cubeteamos el tomate pelado y despepitado. Retiramos el salmón, le quitamos la piel y lo cortamos en trozos pequeños.

Salteamos el tomate en una sartén con la última cucharada de manteca, le incorporamos luego los cubos del salmón, revolvemos y cocinamos por 2´ más.

Batimos ligeramente los huevos con el yogurt, el eneldo y la ezpeleta; salamos con cuidado en razón de que el salmón ya trae bastante sal.

Estiramos la masa bien delgada, forramos la tartera previamente pincelada con aceite o rocío vegetal y cortamos la masa excedente. Colocamos en este orde: las espinacas, los champiñones, los tomates con el salmón y finalmente la mezcla de yogurt.

Horneamos a 180*  por unos 40´.

Esperamos a que entibie antes de servir.

Una tarta riquísima sin entrar, como dije al inicio, en odiosas comparaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí