Clases de cocina personalizada

BOLLOS DE CANELA (CINNAMON ROLLS): EL ASUNTO ES CÓMO PARAR DE COMERLOS…

Estos bollos de canela (cinnamon rolls) tan típicos de los Estados Unidos, se parecen también mucho a los “kijalaj” que hacía mi abuela Berta cuando yo era chico, me resultan riquísimos, un desafío parar de comerlos…, tal vez por los tan gratos recuerdos de la infancia que me traen (tampoco entonces podía parar de comerlos…). La receta está basada en una del Maestro Peter Reinhart en su clásico libro: “El Aprendiz de Panadero”, con algunos cambios en las proporciones de ingredientes. Para una asadera de horno grande:

– 500 g de harina 000 (común o de fuerza)

– 100 g de azúcar
– 100 g de manteca pomada
–     1 cucharadita de sal
–     1 huevo
–     1 limón chico, su ralladura
– 275 cc de leche
–   15 g de levadura fresca
–     1 cucharada de canela
–     3 cucharadas de azúcar rubia

En un bol y con la ayuda de una pala de madera amalgamamos la manteca con el azúcar y la sal; mientras mezclamos añadimos el huevo y la ralladura de limón y finalmente la harina y la lecha con la levadura disuelta en ella.

Amasamos por unos 15´ hasta que la masa quede suave, sedosa y elástica (no debe pegarse pero casi); adicionamos siempre la menor cantidad de harina posible.

Bollamos la masa, la colocamos en un recipiente previamente engrasado y tapamos con papel film. Dejamos levar hasta que duplique su volúmen, unas 2 hs.

Volcamos la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharina, la desgasificamos, enharinamos apenas su superficie y con la ayuda de un palote estiramos hasta formar un rectángulo de unos 40x25cms.

Espolvoreamos sobre su superficie con la mezcla de canela y azúcar rubia y enrollamos por el lado más largo formando un espilar y procuramos sellarlo.

Con la unión para abajo cortamos trozos de unos 3cms de ancho y los colocamos en una asadera dejando espacio como para permitir dupliquen su volúmen. Cubrimos con papel film o repasador húmedo y dejamos levar entre 75´ y 90´ hasta que los bollos se toquen o hayan doblado su tamaño.

Horneamos a 180* hasta que se doren, unos 25´.

Salen súper livianos y riquísimos! Mamá Golde los probó y le parecieron casi casi iguales a los que hacía la bobe Berta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí