Clases de cocina personalizada

TERRINA TRICOLOR CON SALSA DE GRUYERE

Una terrina rica en sabores y colores,  que acompañada con una cremosa salsa de queso gruyere la tornan exquisita y sofisticada. La idea está tomada de un librito de “Cocina Visual Paso a Paso” que por casualidad que encontré casi regalado por la Calle Corrientes…Para 4 a 6 personas:

FRANJA VERDE

– 300 g de hojas de espinacas
– 100 g de nueces picadas
– 100 g de ricota
–     1 huevo batido
–        sal y nuez moscada

FRANJA AMARILLA
– 400 g de zanahorias
–     1 cebolla picada
–   50 g de queso parmesano rallado
–     3 yemas de huevo 
–        aceite o manteca c/n  
–        sal y pimienta

FRANJA BLANCA
– 500 g de papas
–   50 g de queso crema
–     3 claras de huevo
–  1/2 cucharadita de ajo en polvo
–        sal y pimienta blanca

SALSA DE GRUYERE
–     1 taza de salsa blanca
–     1 taza de queso gruyere rallado
–  1/2 taza de crema de leche
–        sal, pimienta blanca y nuez moscada

Blanqueamos las hojas de espinacas o las cocemos en recipiente tapado en microondas por 2`. Escurrimos y procesamos. las mezclamos luego con las nueces picadas, la ricota y el huevo batido y condimentamos.

Hervimos las papas con cáscara, las pelamos, hacemos un puré y lo mezclamos con el queso crema y las 3 claras de huevo. Condimentamos con sal, pimienta blanca y el ajo en polvo.

Pelamos y rallamos las zanahorias y las cocemos brevemente en agua con sal o microondas hasta que estén tiernas. Escurrimos y reservamos.

Rehogamos la cebolla picada en un poco de aceite o manteca hasta transparentar y la mezclamos con las zanahorias, el queso rallado y las 3 yemas de huevo. Salpimentamos.

Engrasamos un molde alto de unos 25 cms de diámetro y cubrimos su fondo con papel parafinado; vertemos sobre éste la mezcla de espinacas distribuyéndola de modo uniforme. Repetimos con las papas y las zanahorias.

Cocinamos en horno a baño María y a 180*  hasta que el budín se vea firme, unos 30`.

Mientras, hacemos una salsa blanca espesa (para prepararla ver por ejemplo “Salsa blanca o bechamel, uan técnica infalible“), Una vez lista le vamos agregando de a poco la crema de leche y el gruyere rallado mientras mezclamos continuamente.

Retiramos el budín del horno, lo desmoldamos sobre una bandeja, cubrimos con un repasador húmedo y retiramos luego de unos 10´. Podemos servir tibio o frío.

Cortamos en porciones y emplatamos bañando o decorando con la crema de gruyere.

Una entrada sin duda muy sabrosa y colorida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí