Clases de cocina personalizada

LENGUETAS DE PARMESANO: ADICTIVAS

para que estas lenguetas salgan y perduren bien crocantes es preciso aplicar algunas sencillas técnicas que con gusto compartiré. Las preparé ayer al mediodía y anoche al regresar a casa, pensando comer sólo una manzana, probé una y olvidé completamente la manzana: la siguiente con queso crema, otra con queso crema y anchoas, otra con Philadelphia  y aceitunas negras, y así sucesivamente…Fueron por lo menos 10 en tren de degustación… Para completar una asadera grande:

– 250 de harina de trigo

– 125 cc de agua
–  15 g de levadura fresca
–    3 cucharadas de aceite
–    1 cucharada de miel
–  50 g de parmesano rallado
– 1/2 cucharadita de sal

En un bol disolvemos la levadura en el agua y la mitad de la harina; agregamos luego el resto de los ingredientes, mezclamos, volcamos sobre superficie de trabajo y amasamos hasta obtener una masa suave y sedosa; cubrimos y dejamos reposar 15´.

Con un palote estiramos la masa y formamos un rectángulo delgado; floreamos con harina, doblamos sobre sí mismo, estiramos y repetimos la operación 4 veces. Si vemos que la masa presenta mucha resistencia la dejamos reposar unos minutos antes de volver a doblar y estirar. Encendemos el horno, cubrimos y dejamos levar por 20´.

Con un cortapasta cortamos tiras de aprox 10 x 2 cms, las estiramos con un palo de modo que no superen 1cm de alto y colocamos sobre la asadera previamente pincelada con aceite.

Horneamos en horno suave por unos 30` hasta que se vean bien doraditas. Retiramos y dejamos orear sobre rejilla.

Espero prueben hacerlas, salen crocantes, deliciosas, buenas tanto para comerlas sólas con el mate, como untadas con queso crema y aceitunas, pepinos, anchoas, alcaparras, etc., etc…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí