Clases de cocina personalizada

ARROZ NEGRO CON FRUTOS DE MAR

Un plato un tanto laborioso pero con un resultado resulta excelente, súper sabroso y delicado. Para 2 personas, abundante:

– 1 taza de arroz arboreo, carnaroli o bomba
– 1 cebolla chica
– 1 cebolla de verdeo
– 1 diente de ajo
– 1 tomate grande maduro
– 6 langostinos
– 4 o 6 mejillones
– 1 calamar chico
– 200 g de pescado de carne firme, atún, por ejemplo
– 1 ramita de perejil picado + 1 para decorar
–    la tinta del calamar, o 1 sobre de tinta
– 2,5 tazas de caldo de pescado o frutos de mar
–    aceite de oliva, c/n
– sal y pimienta negra a gusto

Comenzamos arrancando la cabeza del calamar de un tirón de modo que salga junto con ella todo el aparato digestivo; antes de desecharla quitamos la bolsita de tinta que tiene adherida (si no lo logramos emplearemos un sobre de tinta comprado).

Lavamos bien el cuerpo del calamar y los tentáculos, cortando aquel en anillos y estos en trozos; los sofreimos en una sartén grande con aceite bien caliente y tapada por 3 o 4 minutos.

Picamos la cebolla, la parte blanca de la de verdeo y el ajo; cuando comienzan a tomar color incorporamos los calamares y continuamos la cocción hasta que se hayan tiernizado. Pelamos el tomate, quitamos las semillas, lo procesamos e incorporamos.

Añadimos el pescado cortado en trozos y cocinamos a fuego suave por unos minutos más.

Lavamos y raspamos los mejillones y cocinamos en un poco agua hirviendo por 4 minutos; una vez abiertos (si no se abrieron los desechamos) los dejamos en sus medias valvas y volcamos a la sartén.

Añadimos los langostinos y de inmediato el arroz en forma de lluvia, revolviendo.

Disolvemos la tinta de calamar en el caldo caliente y, de a cucharones y mezclando constantemente, tal como en un risotto, vamos volcando el caldo sobre el arroz; hacia el final de la cocción agregamos el perejil picado y salpimentamos.

Apagamos el fuego, tapamos y dejamos reposar unos minutos antes de servir para que los granos completen la absorción de los líquidos.

Decoramos con la hoja de perejil y con la parte verde picada de la cebolla de verdeo (omitido en la foto).

Este delicioso plato merece un buen champagne, un buen vino blanco, y también, sin duda, una muy buena compañía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí