Clases de cocina personalizada

ÑOQUIS VERANIEGOS DE PAPA Y ESPINACA EN SALSA DE TOMATES, ALBAHACA Y SALVIA

Una pasta liviana, sabrosa y aromática. Para 2 personas:

– 1/2 kg de papas negras
–  50 g de espinacas ya blanqueadas, bien escurridas y picadas (100 ó 150 g “crudas”)
-150 g de harina + adicional para espolvorear
–    1 huevo
–       sal, pimienta, nuez moscada

– 1/2 kg de tomates maduros pelados, sin semillas y cubeteados
–    1 diente grande de ajo fileteado muy delgado
–  10 hojas de salvia
–  10 hojas grandes de albahaca
–       aceite de oliva
–       sal y pimienta

Para los ñoquis (ver “Ñoquis de papas, fáciles de hacer pero…”) hervimos las papas con cáscara y una vez cocidas las dejamos unos minutos sobre la olla a fuego corona para que pierdan humedad. Pelamos bajo la canilla con agua fría y hacemos un puré junto con las espinacas; condimentamos con sal, pimienta y nuez moscada y dejamos enfriar.

En un bol incorporamos el huevo al puré y de a poco la harina amasando suavemente, sin apretar.

En cuanto percibimos que ya no se pega, volcamos la masa sobre una superficie bien enharinada y hacemos con la mano un rectángulo de 1,5 a 2 cms de alto; enharinamos generosamente por arriba y con un cuchillo cortamos tiras por la parte más angosta, de unos 2 cms de ancho y las hacemos rodar sobre la harina; las juntamos luego una al lado de la otra y volvemos a cortar de modo que nos queden los ñoquis del tamaño deseado. Los ponemos sobre un colador para permitir que caiga la harina excedente. Dejamos reposar.

Ponemos a hervir abundante agua con sal gruesa.

En una sartén doramos el ajo fileteado con la mitad del aceite y una pizca de sal, agregamos los tomates cubeteados y cocinamos 5′ más a fuego suave. Retiramos e incorporamos las hojas de salvia y albahaca picadas y el resto del aceite de oliva (este procedimiento lo hacemos a los efectos de acentuar el perfume y el sabor de las hierbas).

Echamos los ñoquis en el agua hirviendo con sal y apenas aparecen en la superficie los vamos sacando con una espumadera.

Servimos en platos precalentados salseando por encima y decorando con hojas de albahaca y salvia.

Un plato rico, liviano, aromático, colorido…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí