Clases de cocina personalizada

RISOTTO DE CALABAZA, SEITÁN CROCANTE Y SALVIA: UNA DELICIA VEGETARIANA

No saben lo rico que es este plato vegetariano! El seitán crocante combina de maravillas con la cremosidad del risotto de calabaza redondeando una comida deliciosa, sana y nutritiva. Para dos buenas raciones:

– 1 taza arroz carnaroli o arbóreo

– 2 y 1/2 tazas de caldo de verduras

– 1/2 cebolla
– 1/2 diente de ajo
– 1 cucharada de hojas secas de salvia (cuando no hay frescas…)
– 1/4 taza de vino blanco
– 400 g de calabaza pelada
–   40 g de manteca (2 cucharadas)
–     1 cucharada de aceite de oliva
–  40 g de queso parmesano rallado

– 200 g de seitán

–        maicena, c/n
Cortamos la calabaza en cuartos pequeños y colocamos en bol para microondas con el aceite, las hojas de salvia y un poco de sal; cocinamos destapado por 10′, la calabaza debe quedar tierna como para hacer un puré (podemos desde ya hornear la calabaza pero así es más rápido y sencillo y queda muy bien).  Dejamos escurrir el aceite y hacemos un puré.
Cortamos el seitán (si quieren hacerlo ustedes mismos, vean mi receta, no es difícil) en rectángulos delgados, pasamos por maicena y sealteamos de ambos lados con un poco de aceite hasta que los veamos crocantes. Reservamos sobre papel absorbente.
Picamos la cebolla y el ajo y salteamos en una sartén grande con la mitad de la manteca; cuando transparentó la cebolla incorporamos el arroz, mezclamos y luego de 2’o 3′ agregamos el vino blanco y, continuamente mezclando, cada vez que vemos “sediento” el arroz agregamos de a cucharones el caldo bien caliente.
Hacia el final de la cocción añadimos el resto de la manteca, el parmesano rallado (reservamos un poco), el puré de calabazas y la mitad de los trozos de seitán; mezclamos hasta que el líquido se haya absorbido casi por completo, apagamos el fuego y dejamos tapado el recipiente por unos 5′ antes de servir.
Servimos echando por encima parmesano rallado y el resto del seitán. Si tuviéramos hojas frescas de salvia podríamos también poner algunas.
No imagíné que saldría tan rico…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí