Clases de cocina personalizada

LASAGNA DE POLENTA Y CHAMPIGNONES, RICA Y FÁCIL DE HACER

Es una buena alternativa para emplear la polenta de un modo diferente y a la vez hacer una lasagna de un modo también diferente. Es un plato relativamente fácil de hacer y muy rico, no me imagino que a alguien  pudiera no gustarle, especialmente comido en uno de estos días frrrrrrios de invierno. Para dos personas (empleé una budinera de 22 x 6 cms):

MASA DE POLENTA
–     1 taza de harina de maíz

–     1 taza de agua

–     1 taza de leche
–     1 cucharada de manteca
–     1 cucharadita de sal + 1 pizca de pimienta

RELLENO
– 250 de champignones fileteados
–  1/2 cebolla bien picada
–  1/2 taza de vino blanco
–  1/2 litro de salsa bechamel  espesa
–       sal y pimienta a gusto

SALSA
–    2 tomates bien maduros procesados
–    1 diente de ajo chico
–  1/2 cucharadita de sal
–        algunas hojas de albahaca fresca
–        sal y pimienta a gusto
–        queso parmesano rallado

Ponemos a hervir el agua con la leche, agregamos la manteca y vertemos lentamente la harina de maíz mezclando permantentemente; salpimentamos. Debe quedar una polenta bien firme. La volcamos sobre una bandeja enmantecada y con una espátula húmeda la estiramos de modo que quede de un grosor de entre 1/2 y 1/cm y bien parejita. Llevamos a heladera para que se enfríe bien y encendemos el horno.

En una sartén con un poco de aceite rehogamos la cebolla con una pizca de sal, añadimos los champignones fileteados y luego de unos minutos el vino blanco continuando la cocción hasta que este se haya evaporado.

Preparamos una salsa bechamel bastante espesa ( 50g de manteca + 50 g de harina para el roux y luego vamos añadiendo le leche necesaria; agregamos nuez moscada y salpimentamos) y le incorporamos los champiñones mezclando bien. Reservamosos algunos champiñones para decorar.

Salteamos ligeramente el ajo picado, agregamos los tomates procesados, dejamos reducir por unos minutos y finalmente salpimentamos y agregamos las hojas de albahaca cortadas groseramente.

Retiramos la polenta de la heladera y cortamos láminas de las dimensiones de la budinera. Colocamos la primera en su base ya enmantecada, echamos por encima la mitad del relleno, repetimos y cubrimos. Esparcimos por encima la salsa y los champignones reservados y espolvoreamos con el queso rallado.

Horneamos a fuego medio por unos 30′ hasta que haya gratinado. Esperamos unos minutos antes de servir.

Esta lasagna es para dos, pero yo me la comí sólo y me cayó muy bien!

3 respuestas

  1. quiero probar eso y quiero mas torta de polenta, opino que estaría muy bueno que subas la receta a la página xq se la recomende a muucha gente para que prueben hacerla.besosmaru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí