Clases de cocina personalizada

CIABATTAS CON 85% DE HUMEDAD, BUENAS, RICAS Y MEJORABLES

Las ciabattas o chapatas son panes muy hidratados con alvéolos grandes e irregulares y con una costra bien crocante. Son ricas para acompañar cualquier entrada, fiambre o queso, o simplemente con manteca; en realidad no me imagino con qué no son ricas…

Estas salieron buenas, a mi hermanita Elisa, a Jorge y a Dolores les parecieron muy ricas pero yo pienso que son mejorables y espero publicar en estos días unas con agujeros maaaas grandes y aún más crocante

Para dos ciabattas medianas:

– 500 g de harina 000
– 400 g de agua
–   30 cc de aceite, 2 cucharadas, mejor oliva)
–   30 cc de leche, (dos cuacharadas)
–   15 g de levadura fresca
–   15 g de sal

Hacemos un fermento mezclando 200 cc de agua, 200 g de harina y 1/3 de la levadura, cubrimos  y llevamos a la heladera por unas 10-12 hs. Va a levar bastante..

Pasadas el período de levado en un bol grande mezclamos el fermento con el resto del agua y los 10g de levadura, adicionando luego de a poco el resto de la harina y finalmente el aceite. Resulta una mezcla muy húmeda por lo cual en lugar de amasar continuamos mezclando unos minutos. Es posible también trabajar esta masa con una procesadora o batidora a la menor velocidad.

Cubrimos el recipiente y dejamos levar de 90’a 120′ hasta que casi triplique el volúmen. Pasada una hora encendemos el horno.

Enharinamos generosamente una superficie y volcamos sobre ella la masa que estará bastante húmeda y difícil de manejar y con un cornete o cuchillo húmedecido dividimos el bollo por la mitad. Espolvoreamos cada bollo con  harina, los tomamos con ambas manos enharinadas de los extremos y con un movimiento rápido los volcamos al centro procurando nos quede una forma alargada.

También con un movimiento rápido llevamos las piezas a una asadera enharinada, debieran tener una forma de zapatón  (ciabatta).

Introducimos los panes en el horno bien caliente y prehumidificado y horneamos por unos 15′ minutos (dependiendo de horno y tamaño) hasta que estén bien doraditos.

Los panes deben quedar con una apariencia rústica, una migaa con alvéolos granades e irregulares y una costra muy crocante. Los de la foto salieron buenos, pero tanto los alveolos como la costra deben mejorar.

 No cejaremos en el empeño!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consulta? Dejame tu mensaje aquí