viernes, 24 de enero de 2020

POLENTA CON RAGÚ DE LANGOSTINOS: TIERRA Y MAR

A una queridísima visita que deseaba agasajar le encantan los frutos de mar....y la polenta, gracias a lo cual me vino preparar este exquisito y tradicional plato de la zona costera de Trieste costera de Trieste, en una versión sencilla y con un toque personal. La receta, 4 personas:


- 200 g de polenta rápida
- 500 g de langostinos crudos pelados
-     3 cebollas de verdeo en rodajas delgadas
-    1/4 taza de aceite de oliva
-     3 cucharadas de extracto de tomates
-     2 cucharadas de perejil picado
-     1 cucharada de jugo de limón
-     1 cucharadita de ralladura de limón
-     1 cucharada de azúcar
-  1/2 taza de vino blanco
-   ¼ cucharadita de peperoncino o ají molido picante
-      Sal y mix de pimientas

Preparamos la polenta según las indicaciones del envase con más un 10% de agua y el azúcar; buscamos una polenta cremosa. Retiramos del fuego, agregamos 3 cucharadas de aceite de oliva, salamos y cubrimos con un repasador.

En una sartén grande calentamos el resto del aceite de oliva, y cocinamos el verdeo y el ají picante a fuego bajo por 2 minutos. Agregamos el extracto de tomate y cocinamos por otros 3 minutos, mezclando. Incorporamos el vino junto con 1/4 taza de agua, revolvemos y luego de otro minuto incorporamos los langostinos. Cocinamos hasta que se tornen rosados unos 2 minutos más.

Incorporamos el perejil, el jugo y la ralladura de limón, salpimentamos y retiramos del fuego.

Recalentamos la polenta a fuego bajo, removiendo constantemente y añadiendo si hiciera falta un poco más de agua caliente de modo quede bien cremosa.

Colocamos un cucharón de polenta en cada plato hondo y volcamos por encima los langostinos y la salsa. Servimos de inmediato.




martes, 21 de enero de 2020

PASTA CASERA CON PESTO VERANIEGO DE TOMATES CHERRY

En una Clase Intensiva de Pastas + Cena para Parejas preparamos, además de la pasta rellena, estos espaguetti con pesto de tomates, una suerte de "Pesto a la Trapanese", que resultaron una delicia de frescos y ricos, ideales para el verano. Comparto la receta, para 4 personas:

PASTA
- 400 g de harina 0000 (refinada)
-    4  huevos
-        semolina para espolvorear

PESTO
- ½ kg de tomates cherry maduros
- 75 g de almendras tostadas
- 50 g de hojas de albahaca
- 75 g de parmesano estacionado o similar
-   1 diente grande de ajo
-   1 tacita de aceite de oliva
-     Pimienta negra y sal (poca, ir probando)

PASTA: Colocamos la harina en un bol, hacemos un hueco en su centro y echamos dentro los huevos. Con un cornete y luego con las manos formamos un bollo, lo volcamos sobre la superficie de trabajo y amasamos hasta obtener una masa suave y firme. Envolvemos en papel film y dejamos reposar al menos por ½ hora.

Dividimos la masa en 2 ó 3 trozos; tomamos uno, lo aplastamos con la mano o un palote y pasamos por primer punto de la máquina. Doblamos en 3 y volvemos a pasar por la parte abierta. Repetimos 3 veces. Pasamos luego una vez por cada punto hasta el deseado, punto 5 para espagueti y 6 para fetuccini.

Dividimos en tiras de unos 30 cts. de largo, las espolvoreamos con semolina y pasamos por la fideera. Dejamos orear sobre superficie enharinada.

PESTO: Procesamos las almendras con la albahaca y el ajo por unos instantes, agregamos los tomates y continuamos procesando; luego el aceite de oliva, de a poco y hasta lograr una consistencia ligera. Añadimos finalmente el queso y la pimienta. Procesamos por unos instantes más verificando si requiere sal. Con la adición del queso debe resultar una mezcla espesa.

Hervimos la pasta en abundante agua con sal (1 litro de agua y 10 g de sal x c/ 100 g de pasta.
Retiramos al dente, escurrimos y reservamos un cucharón del líquido de la cocción.

Mezclamos con el pesto en un recipiente precalentado, adicionando el líquido necesario para lograr que la pasta se embeba lo suficiente.

Servimos en platos hondos también precalentados.





martes, 14 de enero de 2020

RAVIOLES DE CALABAZA Y QUESO AZUL, CON MANTECA A LA SALVIA Y LLUVIA DE ALMENDRAS

Una pasta rellena super sencilla y super rica; fue el plato estelar de una "Clase de Pastas para Parejas" y se llevó todos los aplausos :):). Comparto la receta, para 4 como plato único.

MASA
- 300 g de harina 0000 (refinada)
-     3 huevos mediano
-        semolina para espolvorear la masa

RELLENO
-     1 calabaza chica, de aprox 1.25 kg
- 150 a 200 g de queso azul desgranado
-     1 huevo ligeramente batido
-        panko o pan rallado, unas 2 cucharadas
-        pimienta negra y sal (probar antes, puede no ser necesaria)
-
SALSA
- 100 g de manteca
-   20 puñado de hojas de salvia fresca. partidas
- 100 g de almendras
-        sal y pimienta

Cortamos la calabaza al medio longitudinalmente, la pincelamos con aceite, colocamos boca abajo en una asadera teflonada, la pinchamos con un tenedor y horneamos por unos 45 minutos, hasta que esté tierna. Retiramos, dejamos enfriar. Una vez fría la pelamos y procesamos junto con el queso azul y el huevo. Condimentamos y añadimos algunas cucharadas de panko para espesar.  Llevamos a frío.

Echamos la harina en un bol, hacemos un hueco en su centro y vertemos los huevos. Integramos con la ayuda de un cornete o tenedor, hacemos un bollo, lo volcamos sobre la superficie de trabajo y amasamos hasta obtener una masa sedosa y firme. Envolvemos en papel film y dejamos reposar al menos por 30´.

En una sartén sin aceite y a fuego mínimo tostamos las almendras de ambos lados y hasta que comience a despedir su aroma característico. Retiramos, dejamos enfriar y procesamos hasta formar un arenado grueso.

Aplastamos la masa con la mano o palo de amasar, la espolvoreamos con semolina y pasamos por el punto 0 (cero) de la máquina; doblamos en 3 y volvemos a pasar. Repetimos 2 veces mas y luego, ya sin doblarla, una vez por cada punto hasta el punto 6, siempre espolvoreando con semolina.  Cortamos tiras algo más largas que el molde raviolero.

Enharinamos la parte inferior de una tira, la disponemos sobre el molde y con una cucharita vamos colocando el relleno; cubrimos con la otra tira, presionamos suavemente con las manos para quitar el aire y luego pasamos por encima un palo para sellarlos y separarlos. Volcamos sobre la superficie de trabajo y completamos el corte con un cortapastas. Los reservamos sobre superficie enharinada. Repetimos con las otras tiras y, recuperando asimismo los restos de masa.

En una cacerola ponemos a calentar abundante agua y cuando rompe a hervir salamos.

En una sartén grande derretimos la manteca a fuego suave y cuando comienza a oscurecerse incorporamos las hojas de salvia. Cocinamos un par de minutos más, salpimentamos y mantenemos a fuego corona.

Ponemos a hervir la pasta, la retiramos al dente, escurrimos, mezclamos con la salsa y emplatamos espolvoreando con las nueces tostadas y un poco de pimienta negra. s

Espero los disfruten!

jueves, 9 de enero de 2020

LANGOSTINOS CON ZUCCHINI Y GARBANZOS, BIEN MEDITERRÁNEO

Un muy apetitoso guisado de langostinos, de estilo bien mediterráneo, como para disfrutar en familia en una cena estival (fue lo que hicimos...). La receta, sobre una idea de "The Mediterranean Dish", para 6 porciones abundantes:

- 600 g de langostinos frescos pelados y desvenados
- 2 zucchini cortados en medias rodajas
- 1 pimiento rojo picado
- 1 lata de garbanzos escurridos
- ¼ kg de tomates cherry cortados al medio
- 1 cebolla colorada picada
- 6 dientes de ajo picados
- 1 puñado de hojas de albahaca cortadas en tiras
- 1 tacita de jugo de limón
- 2 cucharadas de orégano seco
- 1 cucharadita de estragón
- 1 cucharadita de comino
- ½ cucharada de pimentón dulce
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta

En un bol mezclamos el orégano, estragón, comino y pimentón.

Condimentamos los langostinos con sal y dos cucharadas de las mezcla anterior. Reservamos en frío.

En una sartén grande pesada calentamos 2 cucharadas de aceite de oliva y salteamos a fuego suave la cebolla, el pimiento y la mitad de los ajos.

Una vez transparentada la cebolla (cuidando no quemar los ajos), agregamos los zucchini y los garbanzos junto con el resto de las especias, sal y pimienta. Cocinamos a fuego medio hasta que los zucchini estén tiernos, de 7 a 10 minutos.

Retiramos las verduras de la sartén, le añadimos unas gotas de aceite e incorporamos los langostinos y el resto del ajo. Cocinamos a fuego medio, mezclando, hasta que los langostinos se tornen rosados, unos 5 minutos.

Reincorporamos los vegetales junto con más los tomates cherry y el jugo de limón. Mezclamos y adicionamos finalmente las hojas de albahaca.

Que lo disfruten!

domingo, 5 de enero de 2020

TARTA INTEGRAL DE QUESO AZUL Y CEBOLLA COLORADA

Una rica tarta que degustamos este precioso mediodía de enero porteño, acompañada de un fresca ensalada de tomates, palta y zanahoria y un muy fresco...rosado de malbec :). La receta, para una tartera de 25 cms de diámetro:

MASA
- 100 g de harina integral
- 100 g de harina común
-   65 ml de aceite
-   65 ml de agua
-  1/2 cucharadita de sal
-  1/4 cucharadita de mix de pimientas

RELLENO
-     3 cebollas coloradas, cortadas en media juliana
- 200 g de ricota fresca
- 100 g de queso azul desgranado
-     2 cucharadas de aceite de oliva
-     3 huevos grandes
-        pimienta y sal (sólo si hace falta)

En un bol mezclamos los ingredientes de la masa, hacemos un bollo y lo amasamos por unos minutos. Envolvemos en papel film y dejamos reposar.

Encendemos el horno a 180*

En una sartén con el aceite de oliva salteamos las cebollas a fuego mínimo por 15 minutos, revolviendo cada tanto. Dejamos enfriar.

En un bol batimos ligeramente los huevos con el queso crema y la mitad del queso azul. Pimentamos y agregamos sal si hiciera falta.

Con un palote estiramos la masa de modo que cubra la tartera más sus bordes. La forramos y volcamos hacia afuera los excedentes de masa.

Distribuimos sobre la base la mitad de la cebolla y volcamos sobre ésta la mezcla de huevos. Echamos por encima, de modo parejo, el resto de la cebolla y el queso azul. Con el canto de un cuchillo cortamos los excedentes de masa.

Horneamos por unos 45 minutos hasta que se vea dorada. Si tenemos fuego superior e inferior es conveniente los primero 35 minutos emplear el calor inferior y los últimos 10 el superior.

Servimos preferentemente tibia acompañando con una ensalada fresca.