jueves, 12 de septiembre de 2019

TALLARINES SIN GLUTEN CON PESTO DE TOMATES SECOS

En las "Argentine Cooking Lessons" habitualmente preparamos como entrada nuestras tradicionales y apetecibles empanadas, pero esta vez, como una participante era celíaca, cambiamos por estos fetuccini sin gluten, lo cual fue muy bien apreciado según el amoroso comentario que dejaron en TripAdvisor: "We were looking for a class that offered some involvement rather than just watching and tasting. I also needed a gluten free menu. Saul was up for the challenge of adapting his recipes to be gluten free and his teaching style naturally involved us in the preparation. Neither of us are super home chefs, but enjoy great food and cooking. We’re thoroughly enjoyed a relaxed few hours with Saul in his home kitchen, not to mention how delicious the food was! Simple, fresh and well prepared. We’ll be cooking it up for family and friends when we arrive home. This experience was one of the memorable highlights of your visit to Buenos-Aires". La receta, para 4 porciones generosas:

PASTA
- 200 g de harina de arroz
- 100 g de fécula de maiz
- 100 g de fécula de mandioca
-   20 g de goma xántica
-     4 huevos grandes
-        agua, cantidad necesaria

PESTO DE TOMATES SECOS
-  50 g de tomates secos
-  50 g de hojas de albahaca
-  50 g de nueces
-    2 cucharadas de parmesano rallado
-   1/2 taza de aceite de oliva
-      1 cucharada de jugo de limón
-        sal y pimienta negra 
-        perejil o cebolla de verdeo picados (parte verde) para decorar

En un bol mezclamos los ingredientes secos, agregamos los huevos junto con el agua necesaria para formar una masa húmeda, que apenas no se pegue. Envolvemos y dejamos reposar unos minutos.

Para el pesto, procesamos conjuntamente todos los ingredientes, dejando para el final el parmesano. Salpimentamos. 

Para estirar la pasta, realizamos el procedimiento de estirado que la pasta común pero dejándola con la máquina de pastas un punto más gruesa. 

Hervimos la pasta en abundante agua con sal por unos 4 minutos (llevan más tiempo que la pasta casera común); retiramos, escurrimos y mezclamos con el pesto, adicionando un poco del agua de la cocción de modo de lograr una buena emulsión.

Servimos en platos hondos precalentados, espolvoreando con parmesano y pimienta negra y decorando con perejil o verdeo picados. 

Salieron casi casi casi tan ricos como una muy rica pasta común....


miércoles, 4 de septiembre de 2019

POLENTA CON RAGU DE HONGOS, IDEAL PARA EL FRÍO

Tenía una visita muy especial a la cual le encanta la polenta, razón más que estimulante para explorar en el mundo de las polentas. Y llegué a una de BBCgoodfood, de la cual resultó la siguiente receta, muy recomendable para una noche invernal:


RAGU
-  25 g de hongos secos de pino
-  25 g de manteca
-   ½ cebolla finamente picada
-   1 diente de ajo pelado y aplastado
- 200 g de champiñones frescos, en rodajas o cuartos, según tamaño
- 200 ml de agua tibia
-     2 ramitas de tomillo
-     1 tacita de vino tinto
-   50 g de parmesano
-       Láminas de gouda estacionado

POLENTA
- 150 g de polenta instantánea
- 600 ml de leche
-   25 g de manteca
-     1 hoja de laurel
-     1 ramita de romero fresco
-     1 ramita de orégano fresco
-        Sal y pimienta

Hidratamos los hongos en el agua tibia por unos 30 minutos. Luego retiramos y escurrimos,
reservando el líquido (descartamos si la arenilla que se deposita en el fondo).

En una sartén grande derretimos la manteca a fuego bajo y salteamos la cebolla y el ajo hasta que comiencen apenas a colorear. Añadimos los hongos secos y luego de 2 minutos incorporamos los champiñones y subimos el fuego a máximo. Luego de 5 minutos agregamos el vino tinto y pasado otro minuto el líquido de la hidratación de los hongos. Bajamos el fuego a mínimo y cocinamos hasta que la salsa se haya espesado, unos 15 minutos.

Para la polenta, hervimos la leche con el laurel, el orégano y el tomillo; apagamos el fuego y dejamos infusionar 20 minutos. Llevamos nuevamente a hervor y agregamos de a poco la polenta, mientras mezclamos. Pasado 1 minutos, añadimos la manteca, el parmesano y salpimentamos.

Transferimos la polenta a una fuente para horno, aplanamos su centro, volcamos por encima el ragout y por sobre este las láminas de gouda.

Horneamos con el fuego en la parte superior hasta que el queso se haya derretido. Emplatamos.