viernes, 25 de agosto de 2017

PIZZA CON 36 HORAS DE LEVADO DE ESPINACAS, TOMATES CHERRY, MUZZARELLA Y AJO

Para agasajar a un grupo de queridos amigos, preparé una "Cena de Pizzas Estilo Napolitano"(mi preferido), la primera de las cuales fue esta de espinacas, tomates cherry, muzzarella y ajo, riquísima, sin entrar en comparaciones antipáticas con las siguientes . La masa leudó unas 36 horas en la heladera más 3 o 4 a temperatura ambiente; requiere de muchísima más paciencia que trabajo y los son en mi opinión excelentes. La receta:

MASA (para 3 pizzas grandes)
- 500 g de harina 0000 (refinada)
- 350 ml de agua
-   12 g de sal
-   1/3 cucharadita de levadura en polvo, muy poco

COBERTURA, por pizza
-     1 paquete de espinacas frescas, sin tallos, lavadas, escurridas y troceadas
-     2 dientes de ajo en rodajas delgadas
-     1 puñado de tomates cherry cortados al medio
- 150 a 200 g de muzzarella rallada o en trozos pequeños
-   50 g de parmesano rallado
-     1 cucharada de aceite de oliva + adicional para rociar la pizza
-        sal y pimienta negra recién molido
-        salsa de tomates, ver abajo

MASA Con 36 a 48 horas de antelación, en un bol grande con el agua disolvemos la sal junto con la levadura. Agregamos la harina y con la ayuda de un cornete la integramos sin demasiado trabajo, con 1' es suficiente. Cubrimos y dejamos reposar 20 minutos.

Volcamos sobre una mesa ligeramente enharinada y con las manos aceitadas o enharinadas estiramos la masa y la doblamos sobre sí misma una cuantas veces. Otro minuto. Cubrimos y dejamos leudar por 2 hs.

Volcamos el bollo sobre la mesa enharinada, lo dividimos en 3 partes, bollamos y colocamos en uno o dos recipientes con tapa, enharinados, dejando al 5 cms de espacio entre cada bollo. Tapamos y llevamos a frío entre 24 y 36 horas.

Retiramos los bollos de la heladera entre 2 y 4 horas antes de hornear las pizzas.

SALSA, una propuesta muy sencilla: elegimos los tomates perita en lata de nuestra preferencia y procesamos apenas con un poco de sal y pimienta, no hace falta más.

Al momento del horneado deberemos tener el horno bien caliente y a temperatura máxima y contar en lo posible con una buena placa refractaria.

ESTIRADO DE LAS PIZZAS Y "MARCADO": Espolvoreamos los bollos ya atemperados con un poco de harina,  sacamos con cuidado y volcamos sobre la superficie de trabajo generosamente enharinada. Estiramos cada bollo con las manos de forma redondeada , bien delgada en el centro con los bordes un poco más gruesos. Colocamos sobre la paleta pizzera, pincelamos con el tomate dejando los bordes libres y colocamos sobre la piedra lo más calientes posible. Retiramos en cuanto la base comience a tomar color, de 3 a 5 minutos dependiendo de la temperatura del horno. Este paso podemos realizarlo horas antes de nuestro evento.

COBERTURA: En una sartén mediana a fuego bajo salteamos los ajos con el aceite de oliva y apenas comienza a colorear agregamos las espinacas de a tandas, mezclando. En cuanto se hayan "marchitado" salpimentamos, revolvemos y apagamos el fuego.

Al momento del servicio, distribuimos las espinacas sobre la pizza y por encima la muzzarella, los tomates cherry y el parmesano, en ese orden.

Horneamos sobre la piedra a máxima temperatura hasta que el queso se haya derretido y la base se vea crocante. Retiramos, espolvoreamos con pimienta negra, regamos con aceite de oliva, cortamos y servimos de inmediato.

Tal vez les asuste el procedimiento de la masa, pero es bastante sencillo, sólo requiere de un poco de paciencia. Y si prefieren emplear esta cobertura en alguna otra masa de pizza, saldrá seguramente también muy rica. Buen apetito!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR TU COMENTARIO!