lunes, 5 de octubre de 2015

RAVIOLES DE BERENJENA, ALBAHACA, RICOTA Y NUECES, CON MANTECA DE SALVIA

Una exquisita pasta que preparamos, entre otras, en la Clase de Cocina + Cena Degustación del sábado último para 3 parejas, en ocasión del cumpleaños de JM. La receta, para 4 personas:

PASTA
- 200 g de harina 0000
-     2 huevos grandes
-    1/2 cucharadita de sal

RELLENO
- 2 berenjenas chico-medianas tiernas
- 125 a 150 g de ricota fresca
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cucharada de perejil finamente picado
- 2 cucharadas de nueces groseramente picadas
- 1 diente de ajo grande picado
- 2 cucharadas de albahaca fresca picada
- Sal, pimienta negra y nuez moscada

SALSA
- 4 cucharadas de manteca
- 6 hojas de salvia fresca treceadas
- Sal y pimienta negra recién molida
- Perejil picado o ciboulette para decorar
- Parmesano recién rallado

Precalentamos el horno a 180*. Cortamos ambos extremos de la berenjena y luego al medio longitudinalmente. Pincelamos las mitades con aceite de oliva y horneamos boca arriba dpor unos 30hasta que estén tiernas. Retiramos, dejamos entibiar y procesamos, sin quitar la cáscara.

Preparamos la pasta del modo habitual (ver "Masa para Pasta al Huevo...").

En una sartén con una cucharada de aceite de oliva salteamos el ajo y el perejil por 1´ó 2´cuidando el ajo no se queme. Añadimos la berenjena picada y salteamos a fuego medio hasta que se haya evaporado el líquido en su mayor parte.

Una vez tibia la berenjena la procesamos ligeramente, mezclamos con la ricota y la albahaca y salpimentamos. Cubrimos y llevamos a la heladera al menos por 30´.

Estiramos la masa hasta el penúltimo punto de la máquina y la dividimos en 2 ó 4 tiras de tamaño similar. Colocamos una tira sobre el molde elegido, rellenamos con la ayuda de una cucharita, pincelamos los bordes con agua, colocamos por encima la otra tira, presionamos suavemente para quitar el aire y luego pasamos un palo por encima para sellar y cortar. Si hace falta, al volcar la pasta sobre la mesa completamos el corte con un cortapastas. 

Reservamos sobre superficie enharinada y cubiertos por un repasador. La masa sobrante puede volver a estirarse para preparar más pasta.   

 Ponemos a calentar abundante agua y cuando rompe a hervir salamos a razón de 10g x l.

Mientras se caliente el agua derretimos la manteca en una sartén grande y cuando comienza a tornarse marrón incorporamos las hojas de salvia cortadas en tiras cocinando por uno minuto más.

Retiramos la pasta al dente, mezclamos con la manteca de salvia y servimos de inmediato floreando con parmesano y decorando con el perejil picado.

Los alumnos-comensales, super gourmet, quedaron muy bien sorprendidos por esta pasta lo cual resulta siempre una alegría. Y ganas de ir por mucho más...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR TU COMENTARIO!