domingo, 16 de noviembre de 2014

RAVIOLES DE SALMÓN AHUMADO CON MANTECA DE ENELDO

En una clase de Cocina + Cena con Belén y Julieta y a la cual Claudia se sumó luego a la cena, 3 chicas "muy gourmet", preparamos como principal este delicioso plato de pastas rellenas. El pedido concreto de las chicas habían sido unos ravioles rellenos con salmón ahumado pero con una salsa mucho más complicada y que en mi opinión competiría con el exquisito relleno, de aquí que les propuse esta alternativa mucho más sencilla que resultó excelente; la idea fue mostrarles como pocos y buenos ingredientes pueden hacen lucir mucho más una comida, que no siempre más es mejor... La receta, para 4 personas:

MASA- 200 g de harina 0000
-     2 huevos
-     2 cucharaditas de aceite de oliva
-     ½ cucharadita de sal

RELLENO Y SALSA
- 200 g de salmón ahumado
- 200 g de queso crema
-     1 huevo
-     2 cucharadas de jugo de limón
-     1 cucharadita de ralladura de limón
-     2 cucharadas de eneldo picado no muy llenas
-   50 gramos de manteca

En un bol mezclamos hasta integrar los ingredientes de la masa. Volcamos sobre la superficie de trabajo y amasamos hasta obtener una masa suave y sedosa, relativamente firme.

Procesamos el salmón ahumado y lo mezclamos con la ricota hasta integrar. Transferimos a un bol e incorporamos la mitad del eneldo y una cucharada de jugo de limón. Salpimentamos.

Estiramos la masa hasta el penúltimo de la máquina y la dividimos en 2 ó en 4 tiras de tamaño similar. Colocamos una tira sobre un molde de pasta previamente enharinado, con una cucharita vamos colocando el relleno, rociamos los bordes con agua, colocamos la otra tira y pasamos varias veces un palo sobre esta de modo de cortar la pasta. Volcamos sobre la superficie de trabajo y con un cortapastas terminamos de cortar las piezas si hiciera falta. Reservamos sobre superficie enharinada y cubiertos y repetimos con las otras tiras.

Ponemos a hervir abundante agua con sal.

En una sartén derretimos la manteca y le incorporamos la ralladura de limón y las cucharadas de limón y eneldo reservadas. Salpimentamos ligeramente y reservamos a fuego corona.

Echamos la pasta en el agua hirviendo y retiramos al dente, no más de 3´.

Emplatamos en platos precalentados, regamos con la manteca de eneldo y servimos de inmediato.

Un plato de pastas muy pero muy seductor...