viernes, 23 de mayo de 2014

PIZZA A LA PIEDRA CON QUESO DE CABRA, RÚCULA Y OLIVAS NEGRAS

Una pizza con la que sorprendí en una comida a dos queridos amigos, con una exquisita combinación de queso de cabra, rúcula y aceitunas negras; aún la recuerda mi paladar, mmmm, riquísima! La receta:

MASA, para 3 pizzas
- 500 g de harina 0000 (refinada)                          
- 300 cc de agua
- 5 a 10 g de levadura fresca
- 50 cc de aceite de oliva
- 1 cucharadita de sal
- 1/4 cucharadita de pimienta blanca

COBERTURA, por pizza
  100 g de queso de cabra rallado
-    50 g de muzzarella troceada o rallada
-      1 puñado generoso de hojas de rúcula
-    12 aceitunas negras cortadas al medio
-         salsa de tomates frescos
-         granos de sal entrefina y pimienta negra

Hacemos una corona con la harina y la sal por fuera y en su centro disolvemos la levadura en el agua; vamos incorporando con cuidado la harina al centro y cuando comienza a integrarse agregamos el aceite.

Amasamos por unos minutos hasta lograr una masa suave y liviana (no hace falta mucho amasado para la pizza a la piedra). Cubrimos y esperamos unas 2 hs hasta que duplique su volumen.

La salsa de tomate que sugiero es simplemente tomate maduro procesado y condimentado con sal pimienta, orégano, ají molido y un poco de aceite de oliva.

Pasado el tiempo de levado volcamos la masa sobre la superficie de trabajo, desgasificamos, dividimos en 3 partes, bollamos, cubrimos y dejamos reposar por unos 30´.

Al momento de dar forma a las pizzas debemos sentir la masa relajada, que se estira con facilidad. La estiramos bien delgada con la mano o la ayuda de un palote, la pincelamos con la salsa de tomate y depositamos en la piedra muy caliente y horno máximo por 2´a 3´ de modo de simplemente marcarlas y trabajar más relajados a la hora de la comida.

Con los comensales ya prestos distribuimos el queso de cabra y la muzzarella por sobre la pizza y con la ayuda de una pala la depositamos sobre la piedra en el horno muy caliente y a temperatura máxima. Retiramos luego de unos 5, dependiendo del horno, cuando el queso haya comenzado a gratinarse y la masa se vea cocida (tostada si nos gusta bien crocante).

´Retiramos, cubrimos con las hojas de rúcula y las aceitunas negras, floreamos con granos de sal entrefina, pimienta negra y rociamos con un chorro de aceite de oliva. Cortamos y servimos de inmediato.

Imaginan lo rica que resultó esta pizza...?