sábado, 17 de agosto de 2013

RAVIOLES DE CALABAZA ASADA, RICOTA Y SALVIA, CON MANTECA NEGRA Y ALMENDRAS TOSTADAS

Para una comida muy especial con una persona muy querida, una suerte de despedida..., preparé esta pasta que resultó deliciosa, muy apropiada a la ocasión; la "rudeza" de la salvia equilibra el dulzor concentrado de la calabaza asada y la manteca negra con las almendras tostadas redondean un plato delicado, diferente y, yo diría, exquisito. Para 4 personas, uno 36 raviolones:

MASA
- 200 a 220 g de harina 0000 (refinada)
-     2 huevos
-     2 cucharaditas de aceite de oliva
-  1/2 cucharadita de sal
-     1 pizca de pimienta blanca

RELLENO
- 500 g de calabaza pelada y cuebeteada
- 200 g de ricota fresca, escurrida si hace falta
-     1 cucharadita colmada de hojas de salvia fresca picada
-     1 yema de huevo
-        aceite de oliva, c/n
-        sal, pimienta negra y nuez moscada

SALSA
-  100 g de manteca
-      3 ó c4 cucharadas de almendras
-       sal, pimienta negra y peperoncino

Preparamos la masa del modo habitual (ver "Masa para Pasta al Huevo, Técnicas Básicas").

Untamos los trozos de calabaza con aceite de oliva y los horneamos hasta que estén tiernos, unos 15´. Retiramos del horno, dejamos entibiar, procesamos, mezclamos con la ricota  y la yema, condimentamos y reservamos.

Estiramos la masa hasta el último punto de la máquina y la dividimos en 2 ó en 4 tiras de tamaño similar.

Colocamos una tira sobre un molde para pastas enharinado y con una cucharita vamos poniendo el relleno; pincelamos los bordes con la yema del huevo que nos quedó (o, alternativamente, con agua), cubrimos con otra tira, presionamos suavemente para quitar el aire y hacemos rodar un palo por encima de modo de marcar y sellar.
Reservamos sobre superficie enharinada y cubiertos por un repasador.
Ponemos a hervir abundante agua y cuando rompe a hervir introducimos con un colador las almendras dentro del agua,  retiramos luego de 2´ y con la mano o ayuda de un repasador les quitamos las cáscaras; las procesamos luego groseramente.
En una sartén grande derretimos la manteca y cuando comienza a tomar color marrón (no debe quemarse) introducimos las almendras, mezclamos y cuando se va haciendo presente el exquisito aroma de las almendras, salpimentamos y retiramos del fuego o mantenemos a fuego corona.
Cuando el agua rompió a hervir y ya vamos alistando la salta, salamos el agua, echamos dentro la pasta y retiramos al dente, no más de 3´; escurrimos, echamos dentro de la sartén, mezclamos y emplatamos en platos precalentados floreando con peperoncino y/o pimienta negra recién molida.
Un plato exquisito, simplemente...



2 comentarios:

GRACIAS POR TU COMENTARIO!